Washington. El Fondo Monetario Internacional subrayó la creciente expansión global de la llamada "banca paralela", especialmente en Estados Unidos, donde percibe una mayor riesgo sistémico procedente de esto tipo de intermediación financiera.

El Fondo explicó como causas del crecimiento de este tipo de banca, también llamada "banca en la sombra", "la aparición de regulaciones más estrictas y la actual situación de abundante liquidez" en la economía global.

En los capítulos analíticos de su informe de estabilidad financiera, divulgados hoy, el FMI destacó entre los indicios del traslado de algunas actividades financieras el del crédito a la empresa, que ha pasado de los bancos tradicionales a estos sectores de intermediación no bancario.

Los cálculos del organismo sitúan el tamaño en EE.UU. de este tipo de entidades en entre US$15 y US$25 billones, en entre US$13,5 y US$22,5 billones en la zona euro, y en entre US$2,5 y US$6 billones en Japón.

A nivel global, se calcula que la banca paralela mueve en total alrededor de US$60 billones.

"Si bien las limitaciones de datos impiden una evaluación exhaustiva, es en EE.UU. donde el sistema de la banca paralela parece contribuir más al riesgo sistémico doméstico; su contribución es mucho menos pronunciada en la zona euro y el Reino Unido", indicó el Fondo en los capítulos analíticos de su informe de estabilidad financiera global, divulgados hoy.

Como riesgo, destaca que la mayor parte de la banca paralela se basa en la financiación a corto plazo, "lo que puede llevar a ventas forzadas y espirales de bajada de precios cuando los inversores quieren su dinero de manera rápida", afirmó Gaston Gelos, jefe de la división de análisis financiero global del FMI en rueda de prensa.

Aunque el reporte recalca su preeminencia en las economías avanzadas, también constata que en las economías emergentes el crecimiento ha sido "vigoroso".

Caso especial es del de China, donde ha aumentado de manera "particularmente rápida", a un promedio de cerca de 20 % al año hasta los US$7 billones, por lo que el Fondo apuntó que necesita una supervisión "más estrecha".

El organismo internacional destacó, no obstante, que cumple un "papel beneficioso" al "ampliar el acceso al crédito y respaldar la liquidez del mercado".

El reporte completo, con sus capítulos principales, será presentado la próxima semana durante la asamblea anual conjunta del FMI y el Banco Mundial, a cargo del director del Departamento de Asuntos Monetario, el español José Viñals.