El subdirector Gerente del FMI, Min Zhu, expresó la preocupación que el organismo multilateral de crédito tiene con respecto a la subida indiscriminada en los precios de las viviendas, que en la mayoría de los países supera con creces a la media histórica con respecto a los salarios y a los alquileres, e instó al sector bancario a tomar de manera urgente medidas de control para regular los precios en pos de evitar una nueva crisis inmobiliaria.

En su discurso, que expuso la semana pasada ante el Bundesbank (Banco Central de Alemania), Zhu explicó que la suba en los precios de las viviendas usando montos base que ya de por sí son elevados es la mayor amenaza para la estabilidad económica mundial y respaldó sus palabras con estadísticas: de las últimas 50 crisis sistémicas bancarias más de 30 fueron precedidas por un boom inmobiliario. Por otro lado, destacó que los precios crecen más rápido en economías emergentes como China y Brasil.

“El precio de las viviendas está subiendo nuevamente, pero ¿Es motivo para grandes festejos? ¿Estamos viendo la misma película otra vez?” interpeló Zhu a sus oyentes y agregó: “La vivienda es un sector esencial de la economía pero también una fuente de vulnerabilidades y crisis. Por tanto, mientras la reciente recuperación de los mercados inmobiliarios es un buen paso, debemos permanecer atentos para evitar otro nuevo 'boom' insostenible”.

Según datos del FMI los precios de las viviendas superan la media histórica en países como Australia, Bélgica, Israel, Noruega y Suecia. En Canadá, el precio de la vivienda está un 33% por encima de los salarios y un 87% por arriba de los alquileres, en Reino Unido un 27% y un 38%, respectivamente. Mientras que en China el precio ha registrado un 9% más que el año pasado y en Brasil ha sufrido un 7% con respecto al 2013.

Por último, Min Zhu agregó que el hecho de que el sistema de control esté bajo construcción no es motivo para la inacción y anunció el lanzamiento de la web The Global House Price Watch, dentro del sitio del FMI, que servirá para compartir información cruzada entre países, analizar los mercados inmobiliarios y discutir la efectividad de las medidas a tomar. En este contexto, el orador advirtió que los países deberían empezar a usarla cuanto antes para prevenir un futuro desestabilizamiento del mercado.