Bogotá. El Fondo Monetario Internacional vislumbró este martes un buen panorama para la economía de Colombia en 2010, que crecería entre 2 y 2,5%, mientras que la inflación se situaría dentro del rango meta de 2 a 4% fijado por el Banco Central.

Una misión de técnicos del organismo también respaldó los planes del gobierno de ejecutar una regla fiscal y de implementar una política de reducción gradual de los déficits y de la deuda externa, que se producirá automáticamente cuando la economía y los ingresos fiscales se recuperen.

"Se espera que el crecimiento económico se acelere a 2-2,5% en 2010, ayudado por una política monetaria y fiscal que apoyan la demanda doméstica mientras que la solidez del sistema financiero da la base para el resurgimiento del crédito", dijo Marco Piñón, jefe de la misión del FMI.

El directivo precisó que la balanza de pagos de Colombia en 2010 tendrá una posición fuerte por flujos de capital que cubrirán el déficit de cuenta corriente del país.

El funcionario resaltó el marco institucional de Colombia y dijo que vería con buenos ojos una reforma tributaria impulsada por el gobierno, no impuesta por el fondo, que tendría la ventaja de ampliar la base monetaria, sentar las bases para una economía más flexible y minimizar posibles nuevos choques.

Piñón reveló que espera que el déficit fiscal sea moderadamente superior al del año pasado porque el país sigue siendo impactado por un ciclo económico de ingresos bajos que venía desde 2009.

El gobierno relajó sus metas fiscales para 2010, debido a expectativas de menores ingresos tributarios producto de la desaceleración de la economía en 2009, que apenas se habría situado en terreno positivo.

"Colombia cuenta con un marco institucional fiscal sólido y está en condiciones de fortalecerlo, adoptando una regla fiscal", concluyó el jefe de la misión.