Referentes de organizaciones multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), admitieron la necesidad de que los países emergentes apoyen la economía global en medio de la crisis que se desató en Estados Unidos y Europa.

En ese sentido, señalaron que "una mayor cooperación podría verse impulsada con una mayor cooperación de las naciones desarrolladas con los países emergentes y en desarrollo".

Incluso, consideraron la importancia de desarrollar la infraestructura a nivel global, y utilizar las oportunidades de las tecnologías amigables con el medio ambiente.

La convocatoria, difundida hoy bajo el título "Call to Action" (llamado a la acción), fue difundida previo al Foro Económico Mundial (WEF) que se realizará la semana próxima, entre el 25 y 29 de este mes, y donde participarán diferentes líderes políticos y empresariales.

El evento es organizado por miembros del Global Issues Group (GIG), un órgano del WEF que se ocupa de temas globales del futuro, destacó un cable de la agencia de noticias DPA.

El GIG recomienda tomar la adopción de un sistema comercial abierto, finanzas estatales sólidas así como decididas reformas estructurales.

En el corto plazo, el grupo considera que para superar la crisis de deuda es necesario emprender reformas en el sistema financiero. Si fuera necesario, los bancos deberían ser capitalizados rápidamente con dinero fresco, añaden los expertos, que consideran que deberían revertirse las medidas proteccionistas que algunos estados adoptaron como reacción a la crisis.

Al GIG pertenecen, entre otros, la directora del FMI, Christine Lagarde; el director del BM, Robert Zoellick; la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan; y los jefes de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Pascal Lamy; y del Banco Africano de Desarrollo, Donald Kaberuka.