Hanoi. La controvertida política cambiaria de China debe ser analizada mejor en un contexto amplio y global, y como un elemento dentro de las políticas económicas internas, dijo el lunes un alto funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Consultado sobre la política del yuan, John Lipsky, primer subdirector gerente del FMI, dijo que era "más adecuado" observar la política del tipo de cambio como un elemento de las políticas monetarias, fiscales y estructurales.

Lipsky sostuvo que además esperaba que el Grupo de las 20 economías desarrolladas y emergentes consideren el tema del yuan en la agenda de su próxima cumbre en Seúl de noviembre. Además, dijo que estaba seguro que el tema será "observado en un contexto amplio y global, y esa es la manera correcta de mirarlo".

El FMI ha dicho que el yuan, que se ha mantenido atado en unas 6,83 unidades por dólar desde mediados del 2008, para ayudar a que los exportadores de China enfrenten la crisis financiera global, está subvaluado.

La presión política ha ido creciendo en Washington para declarar a China como un "manipulador de la moneda", e incluso algunos senadores estadounidenses han amenazado con imponer aranceles extraordinarios a los productos chinos si Pekín no permite que el yuan, también conocido como renminbi, suba.

China ha rechazado las críticas. El ministro de Comercio, Chen Deming, dijo el domingo que Pekín tomará represalias si Estados Unidos declara a China manipulador de la moneda y le impone sanciones comerciales, aunque no las detalló.

En términos del desempeño económico general, Lipsky afirmó que el FMI esperaba que el crecimiento de Asia sea "bastante efervescente".

El fondo espera que Asia emergente crezca en torno al 8,5% este año, comentó en el marco de una conferencia del FMI sobre crecimiento poscrisis y reducción de pobreza en Asia, organizada conjuntamente con el State Bank de Vietnam.

Aunque advirtió que el riesgo lógico era una posible reducción en el crecimiento de los países industrializados, que afectaría la demanda por exportaciones de la región.

"Pero nosotros somos optimistas de que las economías avanzadas en general se recuperarán, aunque a un ritmo moderado, y como resultado esperamos ver que la demanda externa siga creciendo, obviamente también a un ritmo moderado", puntualizó.