Bruselas. El fondo de rescate de la zona euro debería prestarle a los gobiernos para que recapitalicen sus bancos solo si fracasa el proceso de captación de capital entre inversores o si los gobiernos nacionales no logran recaudar fondos, según un documento conocido este jueves.

"Se espera que el capital inyectado como parte de esa recapitalización pública sea de la más alta calidad posible", señaló el informe con los lineamientos sobre el funcionamiento operativo del Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (FEEF).

Los préstamos del FEEF para recapitalizar a la banca deberán ser concedidos solo para los países que cuenten con un registro sólido de política fiscal, que respeten las normas presupuestarias de la UE y que sean capaces de devolver el dinero, y la ayuda debería ir solo a instituciones "sistémicamente relevantes".

Los préstamos tendrán que estar en línea con las normas de ayuda estatal de la Unión Europea y supondrán una reestructuración de las instituciones financieras, acorde al tamaño de la ayuda.

El tamaño de la inyección de capital necesaria será decidido por las autoridades regulatorias nacionales, con la participación de órganos supervisores europeos.

Todo crédito será concedido por decisión de los ministros de Finanzas de la zona euro ante propuestas del FEEF, dicen las guías, que serán discutidas por los ministros de Finanzas de la zona euro el viernes.

El fondo podrá además ofrecer líneas de crédito con carácter preventivo por un tamaño de entre el 2% y el 10% del Producto Interior Bruto (PIB), para impedir que un país tenga dificultades financieras.

El FEEF podrá ofrecer una Línea de Crédito Preventivo Condicionado (PCCL por sus siglas en inglés), basado en el instrumento de Línea de Crédito Flexible del Fondo Monetario Internacional, y una Línea de Crédito de Condiciones Mejoradas (ECCL), basado en la Línea de Crédito Preventivo del FMI, según indica el documento, al que tuvo acceso Reuters el jueves.

Las líneas de crédito se ofrecerán por un año -con la posibilidad de extenderlas dos veces durante seis meses.

Las líneas estarán disponibles para países que respeten las normas presupuestarias de la Unión Europea o, si ya están incumpliendo las reglas, se atengan a las recomendaciones de los ministros de la UE para encauzar su situación.

"El acceso a un ECCL está abierto a los miembros de la zona euro cuya situación económica general y financiera sigue siendo sólida, pero que no cumplen alguno de los criterios de idoneidad exigidos para acceder a un PCCL", indica el documento.