Quito. “El país atraviesa por un momento de acercamiento a los organismos financieros internacionales, lo que le ha permitido generar mayor confianza y destrabar algunas operaciones crediticias”.

Así lo indicó el ministro de Finanzas, Richard Martínez, quien acaba de firmar con el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) un crédito por US$368,8 millones, que llegaría en los próximos días.

Entre las operaciones que se destrabaron, a las que el ministro hace mención, están la entrega de US$463 millones del Banco Mundial para el Metro de Quito.

En tanto que el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Economía y Finanzas, otorgó la garantía soberana para que la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guayaquil (Emapag-EP) suscriba un crédito con el Banco Mundial por US$233 millones para financiar el Proyecto de Gestión de Aguas Residuales.

El propio crédito del FLAR sería una muestra de que las relaciones fluyen de mejor manera. Es que un crédito del FLAR había estado retenido, luego de que desde octubre del 2017 el Gobierno anunció un préstamo por US$637 millones.

Sin embargo, el desembolso nunca se concretó. En febrero de este año, el anterior ministro Carlos de la Torre había informado que el FLAR cambió las condiciones del crédito.