Santiago.- El Fondo Monetario Internacional dio a conocer el informe final del Capítulo IV que evaluó temas macroeconómicos de Chile.

El texto destaca que “la economía chilena está recuperándose de una desaceleración prolongada que comenzó con la caída de los precios del cobre en 2011 y que se ha acentuado en los últimos años”, agregando que “la recuperación económica está encaminada, las perspectivas son favorables y los riesgos están equilibrados”.

El informe señala que los directores coincidieron en que impulsar un programa de reformas estructurales promovería un crecimiento más vigoroso e inclusivo. Algo que valoró el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, quien de todas formas dijo que la expansión de la economía no está asegurada.

El FMI proyecta un crecimiento del PIB de 4% para 2018, esto “tras una evolución vigorosa en el primer semestre del año, para el segundo semestre se prevé una cierta desaceleración, acorde con la reciente moderación de la actividad económica”. Mientras que para el 2019, el FMI estima un 3,4%.

Expectativa que comentó el decano de la Facultad de Negocios de la Universidad Gabriela Mistral, Erik Haindl.

Pese a respaldar la ejecución de reformas estructurales, el Fondo Monetario Internacional puso una alerta luego de los ataques al sistema financiero.

El informe destaca “que es necesario afianzar los marcos de regulación de la ciberseguridad y FinTech,” y encomiaron los esfuerzos de las autoridades en estos ámbitos.

Sobre la vulneración del sistema, agrega, que “probablemente apuntan a brechas regulatorias y falta de inversión en seguridad cibernética, lo que puede afectar la confianza del mercado si no se resuelve”.

Acción de las autoridades en el ámbito legal que es necesario para la confianza en la economía, como indicó el académico de la Universidad Andrés Bello, Alejandro Urzúa.

El presidente del Banco Central, Mario Marcel, reaccionó al informe del FMI a través de un comunicado en donde destacó que las conclusiones “se encuentran alineadas con la visión del Banco”.

Agregó que “la economía ha avanzado significativamente en la recuperación del crecimiento, la que, a medida que va cerrando sus brechas de actividad, se irá ajustando al potencial de crecimiento de largo plazo y elevará el ritmo de inflación”.

Marcel indicó que “esto permitirá que el Banco Central vaya retirando el estímulo monetario, de manera de asegurar la convergencia de la inflación a la meta de política”.