Doha, Qatar. Una serie de propuestas orientadas a aprovechar la crisis financiera global para impulsar cambios profundos en el sistema de relaciones internacionales y fomentar nuevas formas de cooperación, presentó el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés)

El informe sobre la "Iniciativa de Rediseño Global", fruto de un año de diálogo, contiene 58 propuestas específicas y nueve ensayos temáticos realizados por expertos en materia de cooperación económica, medioambiental y de seguridad.

Con el título "Everybody’s Business: Strengthening International Cooperation in a More Interdependent World”, el documento advierte que se están acumulando graves riesgos y desafíos globales en muchas áreas, y que con frecuencia las instituciones y los acuerdos internacionales carecen de los medios idóneos para reaccionar de forma proactiva.

Trazando un paralelismo con las conferencias de Dumbarton Oaks y Bretton Woods celebradas en 1944, más de un año antes de que terminara la II Guerra Mundial, en las que se diseñó buena parte del marco de seguridad internacional y la arquitectura económica de la posguerra, el grupo insta a consolidar los logros en la contención de la crisis financiera global y a retomar su compromiso anterior de renovar el sistema internacional.

En ese contexto, el informe concluye que ha llegado el momento de que gobiernos, empresas y las instituciones de la sociedad civil “dejen atrás sus propios intereses inmediatos y se tomen más en serio su participación a largo plazo en un sistema de cooperación mundial que cuente con la estructura y los recursos adecuados para el siglo XXI”.

"Si no queremos quedar atrapados en un círculo vicioso de lucha contra la crisis, tenemos que analizar las fuerzas fundamentales que están transformando el mundo y formular medidas políticas que tengan en cuenta los múltiples cambios estructurales de la geopolítica y la geoeconomía”, declaró Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial.

Enfoque pluridimensional. El informe propugna “un modelo de renovación de la cooperación internacional en una época caracterizada por una interdependencia cada vez más compleja, lo cual le confiere mayor eficacia y legitimidad”. En concreto, propone adoptar un enfoque más “pluridimensional” y orientado a los resultados en el gobierno y la cooperación internacionales que integre el multilateralismo y lo trascienda.

Partiendo del argumento de que la creciente interconexión e interdependencia de la comunidad internacional crea nuevos medios para acelerar el progreso, el informe señala que es posible combinar estrategias para conseguir avances en temas como el cambio climático, la sobreexplotación pesquera, el desempleo y la pobreza, la sanidad pública, la proliferación de armas de destrucción masiva, el acceso a la educación y el analfabetismo.

Para ello, insta a los gobiernos y a las organizaciones internacionales a que reconsideren su función y se vean de forma más explícita como parte de “un sistema de cooperación global mucho más amplio, capaz de superar las limitaciones de escala, información y coherencia que les aquejan actualmente, ligando la preparación y la implantación de sus decisiones más estrechamente a los procesos de interacción con redes interdisciplinares y multiparticipativas compuestas por expertos y actores pertinentes”.

Propuestas. Además de elaborar propuestas para reforzar las estructuras de cooperación internacional relativa a problemas tan diversos como la estabilidad financiera, el comercio internacional, la escasez del agua, la prevención de atrocidades en masa, seguridad de Internet, desnutrición, seguridad de la energía y muchos otros, el informe de la Iniciativa de Rediseño Global incluye varias propuestas más generales para la comunidad internacional-

En esa línea, insta al G-20 a aclarar su finalidad y su relación con Naciones Unidas y con las organizaciones internacionales especializadas. Asimismo, desafía al grupo a acordar un paquete de medidas acerca de asuntos como la conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el comercio de la OMC, la financiación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la reforma del FMI y el Banco Mundial, y los debates sobre el reequilibrio macroeconómico global.

El informe también marca el objetivo de conseguir grandes mejoras en el gobierno medioambiental global a través de estrategias pluridimensionales pragmáticas que trasladen a un nivel superior la acción acerca de distintos problemas medioambientales.

 propuestas fueron desarrolladas por los Consejos multiparticipativos para la Agenda Mundial del Foro, compuestos por expertos y líderes del mundo académico, empresarial, de la sociedad civil, organizaciones internacionales y gobiernos, así como sus comunidades de Socios Industriales y grupos de trabajo de Jóvenes Líderes Mundiales.