París. Francia acordó el lunes convertir en proyectos de inversión la mitad de lo que le adeuda Cuba en compromisos atrasados, en una medida adoptada durante una visita del presidente cubano, Raúl Castro, a París dirigida a estrechar los lazos bilaterales.

Aunque ya habían viajado líderes cubanos con anterioridad a Francia, la de Castro es la primera visita de Estado y se produce después de que el presidente francés, Francois Hollande, visitó la isla el año pasado.

Ahora que se están descongelando las relaciones entre Washington y La Habana, Francia busca estrechar sus relaciones financieras y comerciales con Cuba.

Como presidente del Club de París de naciones acreedoras y mayor prestamista de Cuba, el Gobierno francés ayudó al país de gobierno comunista a lograr un acuerdo para aliviar la deuda en diciembre.

Francia y otros acreedores del Club de París acordaron condonar US$8.500 millones en pagos de intereses con 30 años de retraso sobre la deuda de La Habana de US$11.900 millones, incluidos US$4.000 millones en pagos atrasados a Francia.

"Francia está yendo más allá de lo que fue acordado al nivel del Club de París. Queremos reconvertir los atrasos que tenemos para que sean útiles para la inversión", dijo Hollande a los periodistas, flanqueado por Castro.

La mitad de los elevados atrasos adeudados a Francia serán reconvertidos en un fondo conjunto de 212 millones de euros entre los dos países para financiar proyectos en Cuba.

"Damos la bienvenida al deseo de Francia de participar en forma activa en el desarrollo económico y social de Cuba", dijo Castro, quien también agradeció a Francia por su tradicional postura en contra del embargo comercial de Estados Unidos contra su país.

El líder cubano también destacó el acuerdo sobre la deuda con Francia, con lo cual "se crean condiciones más favorables para el desarrollo de las relaciones financieras y la ejecución de nuevos planes y proyectos conjuntos".