Francia y Uruguay firmaron un acuerdo que reconoce las prestaciones sociales a sus ciudadanos en ambos países y con el que se espera incentivar los proyectos de inversión al facilitar el traslado de empleados entre ambas naciones.

El acuerdo, sellado por el canciller de Uruguay, Luis Almagro, y el embajador de Francia en Montevideo, Sylvain Itté, consagra la igualdad de trato para los ciudadanos franceses y uruguayos que hayan estado sujetos a la legislación laboral de ambos Estados y prevé la acumulación de períodos de servicios cumplidos en estos países para percibir prestaciones de seguridad social.

En declaraciones a la prensa, el presidente del Banco de Previsión Social de Uruguay (BPS), Ernesto Murro, afirmó que se trata de "un nuevo avance de protección a la migración", que ampara a las personas que aún no se han jubilado y que reconoce sus años de trabajo en ambos países.

Por ejemplo "si alguien trabajó 15 años en francia y 15 en Uruguay, se suma 30 años y la jubilación se le paga proporcionalmente por parte de cada país", destacó Murro.

Almagro e Itté sellaron hoy en Montevideo el acuerdo, que supone llevar a la práctica un convenio entre el BPS y la seguridad social francesa que fue firmado en 2010.

Se estima que son 2.000 los uruguayos que viven y trabajan en Francia, de los que se prevé que alrededor de la mitad podrá beneficiarse de este convenio, mientras que en torno a 1.000 son los franceses que trabajan en el país suramericano.

Además, el convenio facilita el traslado de empleados en forma temporal de un Estado a otro, manteniendo su afiliación al sistema de Seguridad Social del país de origen, lo que permitirá incentivar el desarrollo y la implantación de proyectos de inversión, tanto en el sector público como en el privado.

Al respecto, el presidente del BPS, que será ministro de Trabajo desde marzo de 2015 en el gabinete del presidente electo Tabaré Vázquez, afirmó que "un trabajador especializado de una empresa francesa puede venir a trabajar a Uruguay hasta por dos años y seguir aportando en Francia".

A su juicio son pasos importantes para fomentar la inversión extranjera, porque ayudan a que las empresas puedan tener "mejores condiciones" para establecerse en Uruguay.

"Este acuerdo es la ultima etapa de una negociación de cuatro años entre las autoridades uruguayas y francesas que va a permitir desde el primero de julio de 2014 -a título retroactivo- un reconocimiento de los años de trabajo de los dos países para los franceses y los uruguayos", dijo a la prensa el embajador francés.

El convenio se aplicará además a las prestaciones relativas a enfermedad, maternidad y paternidad asimiladas, invalidez, muerte o accidentes laborales.

Uruguay, Canadá y Chile son los tres países de América con más convenios de este tipo con otros países del mundo, agregó Murro.