El politólogo Francis Fukuyama aseveró que el crecimiento y la riqueza en Argentina serán posibles con "una economía más abierta", y señaló que la dificultad de la llegada de inversiones se debe a una falta de credibilidad basada en la alternancia de sistemas políticos en el país.

Así lo entendió el autor del libro "El fin de la historia y el último hombre" en una entrevista con Télam, en el marco de la presentación del informe anual del Banco Mundial denominado "La Gobernanza y Las Leyes", en el aula magna de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

"Para que haya mayor competencia, riqueza y crecimiento, es necesario que Argentina posea una economía más abierta", remarcó Fukuyama tras destacar que el país "necesita tener credibilidad, y esto no tiene que ver con quién es el presidente actual, sino que la carencia de credibilidad se debe a que (el país) ha alternado desde hace años entre gobiernos liberales y populistas".

En ese sentido, Fukuyama entendió que "el Gobierno necesita la existencia de consenso en la sociedad argentina" y que "la posibilidad de políticas estables no va a cambiar con la próxima elección".

"Argentina tiene el mismo problema que tuvo Obama en su segundo término, no contar con una mayoría legislativa, por lo que le resulta muy difícil lograr muchas de las reformas que quiere implementar", agregó.

El politólogo estadounidense remarcó que "en Argentina hay muchos grupos que se benefician con el status quo actual" y explicó que " en el sector de negocios hay empresas que no son competitivas y quieren evitar la competencia".

En referencia a las reformas institucionales, Fukuyama expresó que "el Gobierno nacional también podría realizar transformaciones en el Poder Judicial", no obstante eso representa una dificultad debido a "la larga tradición de presidentes que eligen a jueces de la Corte Suprema".

El pensador norteamericano de origen japonés advirtió que "el actual nivel de endeudamiento podría ser peligroso" y anheló que "Argentina no vuelva a la situación en la que dependa sólo de financiamiento externo".

Al respecto, explicó que la situación actual es distinta a la década del '90, "en la que el peso estuvo atado al dólar", y remarcó que "esa apertura no dio los resultados que podrían ser posibles en la actualidad".
"Argentina necesita de Inversión Extranjera Directa (IED), invertir en utilidades productivas, (porque) si es una inversión especulativa no va a ayudar al crecimiento", argumentó Fukuyama.

Sobre el fenómeno global en que el mundo está virando hacia el proteccionismo, explicó que esto se debe a que "la globalización benefició al agregado de personas, pero no a todos los individuo: en el mundo rico no se benefició toda la clase obrera, porque muchos trabajos se fueron a Asia".

"Estas personas no estaban satisfechas y esa es la explicación a que hayan optado por sistemas políticos de estas características", entendió.

Fukuyama también se refirió a los casos de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht, al destacar que "es importante que este país tome esto como una oportunidad para fortalecer instituciones", y remarcó que "hay que pensar nuevas alternativas para lidiar con esto, que los individuos responsables reciban la pena correspondiente".

"Una buena institución no es la que copia un modelo de otro lugar con los ojos cerrados, sino aquella que funciona eficiente de manera particular. Argentina tiene la capacidad de lidiar con estos casos de corrupción", finalizó.