Nueva York. El franco suizo subió como moneda de refugio hasta máximos históricos contra el dólar y el euro este martes, con más ganancias previstas a medida que los inversionistas temen por el débil crecimiento en Estados Unidos y Europa.

Aunque el Congreso enterró el fantasma de una moratoria de la deuda estadounidense al aprobar finalmente un paquete de reducción del déficit, persistieron los temores sobre una posible rebaja de la máxima calificación crediticia del gobierno.

Fitch Ratings dijo que el acuerdo para incrementar la capacidad de endeudamiento de Estados Unidos implica que el riesgo de una cesación de pagos es "extremadamente bajo" y está acorde con la nota "AAA".

"Estamos pasando por muchas cosas ahora mismo. La combinación de las dos peores tormentas -el retroceso de los fundamentos (económicos) y los miedos tanto en Estados Unidos y en Europa -van a aportar mucha volatilidad al mercado", afirmó Jonathan Xiong, de Mellon Capital Management en San Francisco.

"Si la crisis continúa, el franco suizo va a continuar siendo percibido como un activo de refugio", agregó.

Nueva evidencia de que la economía estadounidense se encuentra en un bache se conoció en un informe que mostró que el gasto del consumidor, que supone cerca del 70% de la actividad económica, cayó inesperadamente en junio por primera vez en cerca de dos años.

El informe se conoció un día después de que datos mostraron una desaceleración en la manufactura estadounidense y global.

Los temores de que España e Italia sean las próximas víctimas de la crisis de deuda de la zona euro elevaron los rendimientos referenciales de esos países a máximos de 14 años.

El dólar cayó a su mínimo en 0,76425 francos suizos, su séptimo mínimo intradía consecutivo y bajó 2% a 0,7674 francos suizos.

El euro cayó 2,5% a 1,0893 francos suizos, luego de tocar un mínimo de 1,08451 francos suizos.

Christopher Sebald, jefe de inversiones en Advantus Capital Management, explicó que una rebaja crediticia reflejaría la pobre situación fiscal estadounidense.

"Mientras que es buena para los bonos, una rebaja es mala para el dólar simplemente porque el débil crecimiento mantendrá las tasas en un nivel bajo durante un largo periodo de tiempo", estimó Sebald.

El euro bajó 0,3% a 1,4202 dólares después de haber tocado los 1,4151 dólares, su mínimo desde el 21 de julio.

El dólar bajó 0,3% a 77,22 yenes, no muy lejos de un mínimo de cuatro meses de 76,29 yenes alcanzado el lunes en la plataforma EBS.