Un alto funcionario de la Reserva Federal estadounidense dijo este viernes que discrepó de la decisión del banco central de esta semana de mantener las tasas de interés cerca de cero por ciento hasta fines del 2014 al menos, porque pensaba que en algún momento del próximo año se necesitará subirlas.

"La economía se está expandiendo a un ritmo moderado, y la inflación está cerca del objetivo del 2% del Comité (Federal de Mercado Abierto, FOMC por su sigla en inglés)", afirmó Jeffrey Lacker, presidente del Banco de la Reserva Federal de Richmond, en un comunicado aparecido en el sitio web de la Fed de Richmond.

La declaración de la Fed del martes solo dio una breve explicación del disenso de Lacker, que fue el único que votó en contra de la frase que decía que las condiciones económicas probablemente garantizaban tasas de interés excepcionalmente bajas hasta fines del 2014.

Lacker, un conocido duro contra la inflación que también votó en contra en la reunión de política monetaria de enero, dijo que en la medida que la expansión económica continúe, las tasas tendrán que subir con el fin de mantener las presiones de precios controladas.

El consejero dio una razón similar a su disenso de enero, aunque en el comunicado del viernes fue más específico respecto a cuándo pensaba que serían necesarias las alzas de tasas.

En su comentario de enero, Lacker dijo solamente que pensaba que sería necesario subir los tipos de interés antes de fines del 2014.

El crecimiento económico estadounidense está mostrando señales de auto sustentabilidad, dado que el número de personas que piden subsidio de desempleo cayó a un mínimo de cuatro años la semana pasada y la actividad manufacturera del noreste repuntó este mes.

Pero el impacto de los mayores costos del petróleo también comenzó a verse en los datos del jueves, cuando los precios al productor de febrero exhibieron su mayor alza en cinco meses.