Santiago. El alza de las tasas de interés empujaría a las empresas chilenas a buscar al menos US$5.000 millones con ofertas primarias o secundarias de acciones para financiar su expansión, lo que podría dañar a otros instrumentos y hasta al propio mercado bursátil.

En los últimos cinco años se registraron en promedio dos Ofertas Públicas Iniciales (OPIs) anuales, pero esa cifra podría hasta quintuplicarse en el 2011, según estimaciones del mercado porque las firmas buscan aprovechar el positivo panorama de crecimiento en Chile y en los países vecinos.

Debutar en el mercado accionario surge hoy como una atractiva alternativa, ante las sucesivas alzas decretadas por el Banco Central en su tasa de interés clave, para enfrentar una mayor inflación y el crecimiento de la economía, que superaría el 6% este año.

Pero los analistas advierten que la fiebre de OPIs podría jugar en contra del desempeño de la bolsa -que no levanta cabeza desde el año pasado- ya que los inversores ajustarían sus carteras para participar en las nuevas ofertas.

"La cantidad de recursos que se necesitan es bastante grande y podría ejercer alguna presión vendedora en algunos papeles", dijo Raúl Barros, analista de la correduría BBVA.

En marzo, las desinversiones netas que efectuaron los fondos de pensiones chilenos -principales actores del mercado accionario local- alcanzaron a unos US$119,5 millones .

"Todo el mundo sabe que los recursos son limitados, así que hay que deshacerse de posiciones en un lado para poder entrar en otro, y eso en algún momento debería afectar a la bolsa en general", dijo por su parte Elizabeth Palma, analista de la correduría Tanner.

"Va a haber una ralentización", advirtió.

La primera firma que buscará fondos en el mercado bursátil será la farmacéutica CFR Recalcine, que abrirá casi un 24% de su propiedad el 5 de mayo, con la meta de recaudar hasta unos US$400 millones.

Luego llegarán las aperturas de AquaChile -la mayor salmonera del país- su rival Australis Seafood, el fabricante de camas y muebles Rosen, el grupo del rubro salud Cruz Blanca, el conglomerado industrial Indura, la inmobiliaria Titanium y la constructora Ingevec, entre otras.

Ampliaciones. Alcanzar los US$5.000 millones entre OPIs y ampliaciones de capital pondría al mercado chileno en línea con la menos desarrollada plaza colombiana, donde se esperan operaciones por unos US$6.000 millones.

Entre las compañías que planean elevar su capital están la minorista Cencosud, con un programa escalonado de hasta US$2.000 millones.

También destaca la naviera Vapores, con un incremento en dos etapas por US$1.000 millones.

A ello se suman los bancos Corpbanca, Banco de Chile, Security, además de constructoras, minoristas y sociedades de inversión, entre otros.

Otras firmas que también podrían probar suerte en la bolsa son la cadena de casinos Dreams, Supermercados del Sur, la constructora Armas y las minoristas ABCdin y Tricot.

Presión desde el Estado. El Estado también sumaría presión al mercado local.

El gobierno tiene la intención de vender su participación en varias empresas sanitarias para recaudar unos US$1.600 millones , en una operación que podría comenzar durante la segunda mitad de este año.

Ya a principios de año la minera estatal Codelco vendió su 40 por ciento en la eléctrica E-CL, en una operación valuada en US$1.038 millones de dólares.

En los días previos a esta operación, la bolsa sufrió un fuerte descenso, ya que los inversores buscaron efectivo a la espera de la gran subasta.

"Lo de E-CL puso una presión vendedora muy fuerte en el mercado, que estuvo bastante alicaído en enero y febrero, podría haber un efecto mayor con el resto de las colocaciones", estimó Barros.

El índice IPSA de la bolsa chilena, que agrupa a las 40 acciones líderes, anotó el año pasado un rendimiento del 37,6%.

Pero en los primeros meses del 2011 ya perdió gran parte del avance del año pasado. Se ha mantenido lejos de su máximo histórico y actualmente cotiza en unos 4.720 puntos.

"De concretarse todas las colocaciones anunciadas para el año, podrían mermar el retorno del índice en un 5%, para situarlo más cerca de los 4.950-5.000 puntos", estimó Palma, de la correduría Tanner.