Nueva York. Las fusiones y adquisiciones globales alcanzaron un récord en el primer trimestre de 2018, con un valor total de US$1,2 billones, ya que la reforma fiscal en Estados Unidos y el crecimiento económico más rápido en Europa desató en muchas compañías las ansias por lograr acuerdos.

La fortaleza de los mercados de acciones y de deuda y el aumento de la liquidez de las empresas también ayudaron a incrementar la confianza de los presidentes ejecutivos, que están convencidos de que es un buen momento para buscar fusiones transformadoras, dijeron los negociadores.

"La claridad en materia de impuestos ha desbloqueado algunas de las actividades de fusiones y adquisiciones que eran estratégicamente imperativas, pero las compañías estaban esperando el momento financiero correcto", dijo Anu Aiyengar, directiva de JPMorgan Chase & Co.

Si bien el valor de las fusiones y adquisiciones en todo el mundo aumentó un 67% interanual en el primer trimestre de 2018, el número de operaciones disminuyó un 10%, a 10.338, según datos preliminares de Thomson Reuters.

Entre los acuerdos más importantes destacan el alcanzado por la aseguradora estadounidense Cigna Corp para adquirir la cadena estadounidense de farmacias Express Scripts Holding Co en US$67.000 millones y un gigantesco intercambio de activos entre las empresas alemanas de energía E.ON SE y RWE AG.

Los volúmenes de fusiones y adquisiciones se duplicaron en Europa en el primer trimestre, mientras que en Estados Unidos subieron un 67% y en Asia, un 11%.

"El mejor entorno macroeconómico en Europa ha creado una mayor confianza para hacer cosas. Las ofertas que han estado en proceso durante mucho tiempo ahora están dando sus frutos y algunas industrias, como los servicios públicos, están siendo completamente remodeladas por la última ola de consolidación", dijo Borja Azpilicueta, de HSBC Holdings Plc.

En Estados Unidos, el repunte de las bolsas se vio frustrado en el primer trimestre por los anuncios del presidente, Donald Trump, sobre los aranceles a las importaciones chinas. Las valoraciones de las corporaciones siguen siendo altas, pero ha aumentado la volatilidad del mercado.