México DF. Los viceministros de finanzas y bancos centrales del G-20 ven un impacto positivo en los mercados por las medidas tomadas por los bancos centrales de Estados Unidos y Europa, pero están preocupados por el deterioro de la economía mundial, dijo este lunes el subsecretario de Hacienda de México, Gerardo Rodríguez.

A mediados de septiembre, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) lanzó un nuevo y agresivo programa de estímulo, que considera la compra de deuda hipotecaria por US$40.000 millones al mes hasta que el panorama de empleo mejore sustancialmente.

Días antes, el Banco Central Europeo (BCE) acordó lanzar un nuevo programa de compras de bonos, potencialmente ilimitado, para rebajar los costos financieros de los países de la zona euro en dificultades y poner un piso a la crisis de la deuda.

El subsecretario de Hacienda de México, Gerardo Rodríguez, dijo que no percibe una "guerra de monedas" tras las decisiones de la Fed y el BCE, pero sí preocupación de los viceministros de Finanzas y subgobernadores de banco centrales del G-20 por el deterioro de la economía mundial.

"Hay preocupación del entorno y lo que hay es una convicción que la política monetaria por sí sola no es suficiente", dijo Rodríguez en el marco de una reunión en la Ciudad de México del G-20.

"Eso es bueno (las medidas) porque ha apoyado a la estabilidad de los mercados, tanto las decisiones del BCE y las decisiones de la Fed, pero necesitamos más acciones del gobierno", destacó.

La Fed también anunció recientemente que espera mantener su tasa clave de fondos federales cerca de cero por lo menos hasta mediados del 2015, y que mantendrá tal postura política por un "tiempo considerable después de que la recuperación económica se fortalezca".