Washington. Expertos financieros de las veinte principales economías del mundo, manifestaron su confianza en que el ambicioso objetivo de crecer en la economía global será posible en los próximos cinco años, generando un ritmo positivo de dos billones de dólares en dicho período.

Ello, a pesar de los evidentes problemas existentes en el concierto mundial, como las tensiones políticas en Ucrania o los ritmos disparejos de las economías emergentes.

Los ministros de finanzas acordaron desarrollar propuestas concretas para sus respectivos países y presentarlas en la reunión de septiembre en Australia.

Ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales de las principales naciones ricas y en desarrollo del planeta, ocultaron sus diferencias sustanciales en aspectos como las tasas básicas de interés y el posible endurecimiento de las sanciones contra Rusia por el proceder de Moscú en Ucrania.

El Grupo de los 20 que se reunió recientemente compartió el compromiso de continuar trabajando en reformas económicas concretas que puedan impulsar en 2% el crecimiento mundial en los próximos cinco años. Sin embargo, los funcionarios financieros admitieron que las reformas económicas necesarias para lograr ese objetivo enfrentarán en muchos casos dificultades políticas.

El ministro de Finanzas de Australia, Joe Hockey, dijo que sus colegas del grupo han advertido que será necesario adoptar decisiones difíciles sobre una reforma del mercado laboral y así enfrentar déficits presupuestarios.

"Es difícil, pero esa es la única manera como haremos crecer la economía", declaró Hockey, presidente del G-20 este año, en conferencia de prensa al término de las deliberaciones de la instancia que duraron dos días.

Los ministros de finanzas acordaron desarrollar propuestas concretas para sus respectivos países y presentarlas en la reunión de septiembre en Australia, preparatoria a la cumbre del G-20 que se efectuará del 15 al 16 de noviembre en Brisbane y a la que asistirán el presidente Barack Obama y los gobernantes de las demás naciones.

Los funcionarios de finanzas del G-20 dijeron que observaban de cerca la situación económica de Ucrania, "pendientes de cualquier riesgo a la estabilidad económica y financiera". El grupo apoyó los créditos de entre US$14.000 millones y US$18.000 millones que el Fondo Monetario Internacional ha preparado para Ucrania a fin de evitar el derrumbe financiero de ese país.

La junta de directores del FMI posiblemente aprobará a finales de mes o principios de mayo el programa de asistencia financiera de la agencia para Ucrania.

Estados Unidos y diversas naciones europeas impusieron una ronda inicial de sanciones a Rusia para castigarla por la anexión de la península de Crimea.