Washington. Los ministros de Finanzas del Grupo de las Siete mayores economías discutieron el progreso hacia la unión fiscal y financiera en Europa, dijo este martes el departamento del Tesoro de Estados Unidos, luego de que los ministros sostuvieran un llamado de emergencia sobre la crisis de deuda de la zona euro.

"Los ministros y gobernadores del G-7 revisaron los desarrollos en la economía global y los mercados financieros y la respuesta política bajo consideración", dijo el Tesoro estadounidense en un comunicado.

El tesoro estadounidense no ahondó en si había un consenso emergiendo entre los líderes europeos respecto a un plan específico de acción, o si el G-7 consideraba una respuesta conjunta a la crisis de la Unión Europea, que se intensificó con los problemas de la banca española amenazando al sistema financiero global.

Los ministros de Finanzas discutieron el progreso de Europa hacia la "unión fiscal y financiera", una idea que el Banco Central Europeo instó a los líderes de la zona euro a considerar, dijo el Tesoro estadounidense.

En medio de los temores de que la crisis de deuda de la zona euro pueda poner en peligro la frágil recuperación económica de Estados Unidos, el Gobierno del presidente Barack Obama ha dicho que la UE necesita tomar más medidas para convencer a los mercados de que ha hecho lo suficiente para combatir sus problemas financieros.

El Tesoro estadounidense dijo que los ministros de Finanzas acordaron vigilar de cerca los eventos antes del encuentro del G-20 en México el 18 y 19 de junio.

"Creo que obviamente, los problemas de Europa son en primer lugar para que Europa los resuelva, pero claramente vivimos en un mundo interdependiente y el panorama para la economía mundial se ve impactado por Europa; Europa claramente es un riesgo clave", dijo el martes Mark Sobel, un alto funcionario del Departamento del Tesoro, en un evento en Washington.