El gasto del consumidor en Estados Unidos subió en julio por cuarto mes consecutivo ante una fuerte demanda por automóviles, lo que apunta a una aceleración del crecimiento económico que podría permitir que la Reserva Federal suba las tasas de interés este año.

El Departamento de Comercio dijo este lunes que el gasto del consumidor, que responde por más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, subió un 0,3% el mes pasado tras una revisión al alza a 0,5% en el dato de junio.

El incremento de julio estuvo en línea con las expectativas de los economistas.

En tanto, los ingresos personales se elevaron un 0,4% en julio tras subir un 0,3% en junio. Los salarios subieron un 0,5% y los ahorros avanzaron a US$794.700 millones, frente a US$776.200 millones en junio.