El gasto del consumidor en Estados Unidos anotó en septiembre su mayor avance en más de ocho años, probablemente debido a que familias en los estados de Texas y Florida reemplazaron sus vehículos motorizados dañados tras inundaciones, aunque la inflación subyacente permaneció contenida.

El Departamento de Comercio dijo el lunes que el gasto del consumidor, que responde por más de dos tercios de la actividad económica en Estados Unidos, saltó un 1% el mes pasado. 

Ese incremento, que también incluyó un impulso de n mayor gasto de los hogares en servicios básicos, fue el mayor desde agosto de 2009.

El gasto del consumidor subió en una cifra no revisada de 0,1% en agosto. Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que el gasto del consumidor subiría un 0,8% en septiembre.