Washington. El gasto del consumidor de Estados Unidos subió sólidamente en diciembre y la demanda de bienes y servicios aumentó, pero el incremento tuvo lugar a costa de los ahorros, que cayeron a un mínimo de 10 años, en una señal preocupante para el futuro consumo y crecimiento económico.

El Departamento de Comercio dijo este lunes que el gasto del consumidor, que responde por más de dos tercios de la actividad económica en Estados Unidos, aumentó un 0,4% el mes pasado tras un incremento revisado al alza de 0,8% en noviembre.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que el gasto del consumidor subiera un 0,4% en diciembre tras un alza reportada previamente de 0,6% en noviembre.

Las familias siguieron utilizando sus ahorros para mantener sus niveles de gasto en medio del lento crecimiento salarial. Los ahorros se encuentran ahora en un punto no visto desde diciembre del 2007, cuando la economía cayó en recesión, y representan una señal de la alarma tanto para el crecimiento de la actividad como para el gasto del consumidor.

La tasa promedio de ahorro descendió a un 2,4, la menor desde septiembre de 2005 y por debajo del 2,5% de noviembre.

Pero el impacto de los bajos ahorros en el gasto del consumidor podrían verde compensado temporalmente por el recorte de impuestos que entró en vigencia en enero en Estados Unidos.

Los ahorros bajaron a US$351.600 millones en diciembre frente a US$365.100 millones del mes anterior. La cifra cayó a US$485.800 millones el año pasado, su menor nivel desde el 2007, desde US$680.600 millones en 2016.

La tasa promedio de ahorro descendió a un 2,4, la menor desde septiembre de 2005 y por debajo del 2,5% de noviembre. En todo 2017, cayó a un mínimo de una década de un 3,4% desde el 4,9% del 2016.

En tanto, los ingresos personales aumentaron un 0,4% el mes pasado después de haber avanzado un 0,3% en noviembre. Los ingresos crecieron un 3,1% en 2017, un repunte frente al alza de un 2,4% del año previo.