El gasto fiscal de China escaló un 33,2% interanual en abril, mostraron el jueves datos del Ministerio de Finanzas, un fuerte avance frente al incremento del 4,4% visto en marzo que refleja los esfuerzos del Gobierno para respaldar a una economía en desaceleración.

El Gobierno ha establecido un déficit presupuestario más amplio para el 2015, a fin de aumentar el gasto y apuntalar el crecimiento económico.

Personas con conocimiento de la política interna china han dicho a Reuters que además de más alivio monetario, el Gobierno podría recurrir a estímulos fiscales.

El gasto del Gobierno sumó 1,25 billones de yuanes (US$201.570 millones) en abril, dijo el ministerio.

"Los departamentos de finanzas han implementado seriamente la política fiscal proactiva, pese a un crecimiento económico más lento y la presión sobre los ingresos fiscales", agregó.

En los primeros cuatro meses del año, el gasto fiscal en China subió un 26,4% interanual, reveló.

El crecimiento económico de China tocó un mínimo de seis años en el primer trimestre, a una tasa del 7%, debido a la debilidad de la demanda interna y externa, y datos recientes mostraron que la tendencia bajista persiste en el segundo trimestre.

Un desglose de las cifras de enero a abril mostró que el gasto en protección ambiental subió un 30,5% interanual, mientras que el gasto en transporte escaló un 57,8%.

El gasto en previsión social y empleo subió un 16% y los desembolsos en beneficios para la vivienda se elevaron un 21,2%.

Los ingresos fiscales subieron un 8,2% interanual en abril, mostraron los datos, frente a un incremento del 5,8% en marzo.

Las ganancias por impuestos a partir de manufactureros cayeron un 4,5% interanual en abril, mientras que los que obtuvo por inmobiliarias bajaron un 11,9%, dijo el ministerio.

Los recibos por impuesto al valor agregado aumentaron un 2,4%, mientras que los impuestos por consumo escalaron un 22,7%.