París. El gasto del consumidor francés en bienes manufacturados cayó de manera inesperada en junio, debido a una baja en las ventas de indumentaria y artículos para el hogar, reviviendo el temor a un revés en la recuperación económica.

La oficina de estadísticas dijo que el gasto del consumidor en este tipo de bienes descendió 1,4% en junio, revirtiendo un alza del 0,6% vista en mayo, cuando el consumo recibió un impulso por el Mundial de fútbol.

La baja sorprendió a los analistas, que en un sondeo de Reuters habían pronosticado un alza del 0,2%.

En todo el segundo trimestre, el consumo de bienes manufacturados cayó 0,9% frente al trimestre anterior.

El gasto del consumidor es el motor de la economía francesa, pero las cifras de la agencia de estadísticas sólo miden el consumo de productos manufacturados, que representa sólo un cuarto del gasto total.

El analista Dominique Barbet de BNP Paribas dijo que las cifras habían "decepcionado fuertemente al mercado" y que podrían presagiar una caída en el gasto general del consumidor francés en el segundo trimestre por primera vez en dos años.

Las ventas de indumentaria cayeron 5,0% en junio, lo que se atribuyó en parte a una demora en el inicio de las ventas de verano.

La demanda de bienes para el hogar bajó 3,6% tras haber aumentado 6,4% en mayo impulsada por el Mundial de Sudáfrica.

Los economistas coincidieron en que la cifra muestra la fragilidad de la economía francesa.

"Condiciones laborales débiles, un menor estímulo del gobierno e incertidumbre sobre el panorama económico harán más cautos a los consumidores", dijo el analista Joost Beaumont de ABN Amro.