Washington. La economía de Estados Unidos cobró impulso en el cuarto trimestre aunque ligeramente menor a lo que esperaba el mercado, con el mejor avance en el gasto del consumidor en más de cuatro años y sólidas exportaciones que mostraron que una recuperación sostenible está en marcha.

Pero pese al avance del crecimiento de la economía, el progreso en reducir el desempleo ha sido dolorosamente lento y el informe sobre el PIB difundido este viernes es de poco alivio para millones de estadounidenses desempleados o como para que la Reserva Federal baje la guardia en sus medidas para crear empleos.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos se expandió a una tasa anual del 3,2% en los últimos cuatro meses del 2010, dijo el Departamento de Comercio, tras un avance del 2,6% en el tercer trimestre.

Los analistas consultados por Reuters pronosticaban que el PIB, que mide el total de bienes y servicios producidos dentro de las fronteras de Estados Unidos, crecería un 3,5% en el cuarto trimestre.

Para todo el 2010, la economía creció un 2,9%, el mayor avance desde el 2005. La economía estadounidense se contrajo un 2,6% en el 2009.

"Desafortunadamente, aún tenemos que ver un crecimiento mucho más fuerte para poder bajar la tasa de desempleo. Ahora mismo estamos apenas creando los empleos suficientes para estabilizar la tasa de desempleo", dijo Ryan Sweet, una economista de Moody's Analytics en West Chester, Pennsylvania.

Este miércoles, funcionarios de la Fed expresaron preocupaciones de que el ritmo de la recuperación no era lo bastante fuerte como para reducir significativamente el desempleo y reiteró su compromiso de mantener su programa de compra de bonos del Tesoro por US$600.000 millones.

La tasa de desempleo se ha mantenido por encima del 9% desde mayo del 2009. En diciembre bajó al 9,4% desde el 9,8% en noviembre.

Los detalles del informe del PIB mostraron que la economía avanza en la dirección correcta. El gasto del consumidor, que representa más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, creció a un ritmo anual del 4,4%, el mayor avance desde el primer trimestre del 2006.

El gasto del consumidor agregó 3,04 puntos porcentuales al crecimiento del PIB en el cuarto trimestre, la mayor contribución en más de cuatro años.

Otro respaldo para el crecimiento de la economía en el cuarto trimestre provino de un alza en las exportaciones, que dejaron como resultado una reducción del déficit comercial. El comercio agregó 3,44 puntos porcentuales al crecimiento del PIB, la primera contribución del sector en un año.

Eso contrarrestó la carga que representaron los inventarios empresariales, que se incrementaron en apenas US$7.200 millones tras un alza de US$121.400 millones en el tercer trimestre. Los inventarios, que han sido el principal impulsor del crecimiento desde que comenzó la recuperación en el segundo semestre del 2009, restó al crecimiento del PIB por primera vez desde el segundo trimestre del 2009.

Excluyendo inventarios, la economía creció a un ritmo de 7,1 por ciento tras un avance del 0,9 por ciento en el tercer trimestre.