Washington. Los gastos de los consumidores estadounidenses se aceleraron en julio, pero sus ingresos se mantuvieron débiles, lo que sugiere que la recuperación económica permanece frágil.

Los gastos personales -un motor clave del crecimiento económico- aumentaron 0,4% en julio frente al mes previo, cuando no registraron cambios, informó este lunes el Departamento de Comercio.

Los ingresos personales, sin embargo, crecieron 0,2%, menos de lo esperado por el mercado, después de no experimentar variaciones en junio.

Los economistas consultados por Dow Jones Newswires habían proyectado, en promedio, un aumento de 0,4% en los gastos y de 0,3% en los ingresos de julio.

En lo que se refiere a los indicadores de los precios en el informe, el índice básico de precios para los gastos de consumo personal, que excluye los alimentos y la energía, subió 0,1% en julio frente a junio. El alza interanual fue de 1,4% en julio. 

La Reserva Federal observa de cerca este índice básico en busca de señales sobre presiones inflacionarias. La Fed define su meta estatutaria para la estabilidad de los precios como un rango de inflación de entre 1,5% y 2%.

El índice general de precios para los gastos de consumo personal ascendió 0,2% en julio en relación a junio y subió 1,5% sobre una base interanual.

El informe del martes mostró la tasa de ahorro de los estadounidenses fue de 5,9% en julio, frente a 6,2% del mes previo.