Pese a que la economía global atraviesa por un período complejo, especialmente en Europa y Estados Unidos, con tasas de crecimiento que distan mucho de lo que ocurría hace un par de años y con China reduciendo su estimación del PIB a 7,6% para el cierre de 2012, en América Latina hay países que están implementando y modernizando la gestión de su economía y de sus bancos centrales. Ecuador es un claro ejemplo.

Según señaló Ruth Arregui, gerente general del banco central de ese país, la institución se encuentra en un claro proceso de modernización, fortaleciendo fuertemente el sistema nacional de pagos, "a través de la adquisición de hardware y software". Con este proceso, el objetivo principal es generar operaciones de mayor valor y liquidaciones brutas en tiempo real, "o sea, agilizar los procesos, a través de nuevas plataformas".

Para la ejecutiva, el objetivo primordial es mejorar la capacidad de reacción y respuesta de la política monetaria del banco central, para apoyar la política de estabilidad del sistema financiero. Con lo anterior, habrá mayor administración de los flujos económicos, y mayor transparencia del sistema.

El proceso descrito, se convierte en el aspecto principal del plan estratégico hacia el 2015, con lo que se busca favorecer la bancarización y la profundización financiera, favoreciendo en última instancia, los procesos de inclusión y desarrollo local, señala Arregui.

El costo de implementar estas nuevas plataformas bordea los US$14 millones, donde el Banco Intermamericano de Desarrollo otorgó un préstamo por US$10 millones.

Tasas de interés, inflación y coyuntura económica global. Respecto de la "crisis" que vive Europa, la ejecutiva del emisor ecuatoriano, señaló que los países europeos son un importante socio comercial de ese país, indicando que el 16,2% de las exportaciones totales se orientaron hacia ese destino en el año 2011.

Así los efectos negativos de la actual crisis pueden canalizarse a través de dos vías: por una disminución de la demanda de productos primarios, como por ejemplo, banano, flores, camarón, café o cacao y la segunda vía, por la depreciación del euro, que implícitamente provoca una disminución en el precio que reciben los exportadores ecuatorianos.

La crisis especialmente de España y de Italia, ha afectado a las economías latinoamericanas y a Ecuador, en lo relacionado con las remesas familiares, la reducción de la demanda por las exportaciones ecuatorianas y también la reducción de los precios de las materias primas, especialmente el petróleo.

Las remesas de trabajadores recibidas durante el primer trimestre de 2012 alcanzaron US$595,8 millones, esto es 8% menos que el trimestre anterior (US$647,3 millones) y 9,2% menos con relación al monto registrado en el primer trimestre de 2011 (US$656,2 millones).

Cuadro: Exportaciones de Ecuador a la Unión Europea
 

1272

 

¿Cómo se analiza la relación comercial de Ecuador con la UE y cuánto esperan que sea la balanza comercial con ese bloque? Europa es un socio importante para el Ecuador. De enero a mayo de 2012 destinó a ese mercado el 14,1% de las exportaciones totales del país, el 9,8% a la Unión Europea y el 4,3% al resto de países de Europa.

Los resultados de Balanza Comercial han sido favorables. En el año 2010 se registró un superávit de US$1.134,7 millones con Europa y de US$530,2 millones con la Unión Europea. En el año 2011 la Balanza Comercial con Europa también fue positiva en US$1.087,9 millones,  y con la Unión Europea en US$441,3 millones.

Según los últimos datos registrados por el Banco Central del Ecuador a mayo de 2012, donde el resultado comercial con Europa es superavitario en US$229,9 millones, pero con la Unión Europea se refleja un déficit de US$88.2 millones, debido a la crisis especialmente de España y de Italia, que sin lugar a dudas ha afectado a las economías latinoamericanas y a Ecuador, por una reducción de la demanda de productos ecuatorianos y también por la reducción de los precios de los productos primarios.

Respecto del PIB, para el cierre de 2012, se prevé que Ecuador crecerá en 4,8%, sustentado en el PIB no petrolero, que se incrementaría en 5,8%. Por su parte el PIB petrolero crecería en 1,3%. Mientras que la inflación cerrará el presente ejercicio en 5,13% concluyó Arregui.