Buenos Aires. Un día después de que la presidenta argentina, Cristina Fernández, acusase a ciertos "sectores concentrados" de "querer voltear al Gobierno" con ayuda extranjera, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, reiteró que los grandes grupos económicos y mediáticos ejercen un "golpismo activo".

"Grupos exportadores concentrados, agentes de bolsa, operaciones del sistema financiero, grupos económicos poderosos y mediáticos intentan todo el tiempo atacar, injuriar, agraviar con el objeto de afectar la credibilidad de las instituciones de la República. ¿Y eso qué significa? Golpismo activo", dijo Capitanich en su rueda de prensa diaria.

El jefe de Gabinete argentino volvió a arremeter contra el juez neoyorquino Thomas Griesa, quien declaró en desacato al Ejecutivo de Fernández por incumplir un fallo favorable a los fondos especulativos que no aceptaron reestructurar los títulos de deuda en mora desde 2001.

Capitanich reivindicó la condición de Argentina como "país soberano" y su voluntad de cumplir con los acreedores de deuda reestructurada.

Además, defendió las críticas de la mandataria argentina a Estados Unidos y aseguró que el objetivo de Fernández es "poner los límites correspondientes al intento de intromisión interna".