Buenos Aires. Argentina logró una adhesión a su propuesta de canje de deuda impaga por US$18.300 millones, superior a su meta de 60%, reportaron medios locales, indicando que funcionarios evaluaban si extendían o no el plazo de cierre fijado para el martes.

Los inversores tuvieron hasta las 21.00 GMT para cambiar sus bonos impagos remanentes de la cesación de pagos del 2001/2002 por nuevos títulos y, en algunos casos, por efectivo. La operación busca restaurar el acceso del país a los mercados internacionales de deuda tras una ausencia de ocho años.

Medios locales difieren en la tasa de aceptación alcanzada, reportando entre 61% y 68%, citando fuentes del Gobierno. Ningún portavoz oficial ratificó las cifras.

Pero todos dijeron que el Gobierno está considerando extender el plazo final para ingresar a la transacción por unos pocos días, para permitir que más inversores minoristas participen.

El ministro de Economía, Amado Boudou, eludió responder si la propuesta, horas antes de su cierre, ya había alcanzado 60% de adhesión.

"Veremos, creo que alcanzaremos eso", indicó en declaraciones a la prensa al término de un acto en la Casa de Gobierno.

Hablando con Reuters, el ministro declinó responder preguntas sobre una posible extensión de la fecha de cierre del canje y dijo que no se harían anuncios el martes.

Los bonos argentinos operados en el mercado local subieron levemente 0,2% este martes.

"En títulos no veo demasiadas revalorizaciones. El canje ya está jugado en el nivel de aceptación, porque el Gobierno logra la meta deseada", dijo Marcelo Paccione, analista de ConsulCapital.

La operación de canje busca también neutralizar demandas legales de acreedores que tratan de recuperar 100% de sus inversiones.

"Los bonos argentinos han descontado casi la totalidad de los efectos emergentes del canje de deuda", dijo un informe de la consultora AV Advisory.

Inicialmente, el canje debía cerrar el 7 de junio, pero se extendió hasta el 22 de junio por pedido de bancos italianos. En Italia está gran parte de los llamados tenedores minoristas de títulos argentinos.

El Gobierno ha afirmado que si obtiene 60%, 90% de deuda impaga de 2001/2002 será normalizada, lo que "aislará" a aquellos tenedores de bonos que continúen litigando.

Julian Siri, analista de la consultora Maxinver, dijo que una alta adhesión al canje ayudaría a Argentina en su estrategia legal, pero añadió que era difícil prever cómo actuaría la Justicia ante las demandas que persistan.