Buenos Aires. El jefe de gabinete argentino, Jorge Capitanich, negó que Argentina vaya a entrar en suspensión de pagos y acusó a los fondos especulativos que han demandado al país sudamericano de "extorsionar a los jueces" y realizar "campañas mafiosas".

"No hay ninguna posibilidad de default por parte de Argentina", afirmó tajante Capitanich en una rueda de prensa en respuesta a un anuncio publicado por fondos buitre en medios locales, en el que advierten del riesgo de un cese de pagos "catastrófico".

"Argentina es un país solvente, tiene los recursos necesarios para afrontar sus compromisos y por lo tanto paga", continuó el jefe de Ministros argentino, quien acusó a los litigantes de pretender "impedir el pago" al 92,4% de los acreedores que aceptaron reestructurar su deuda.

En una nueva catarata de críticas contra los fondos buitre, el jefe de Gabinete argentino aseguró que "extorsionan a los jueces" y "extorsionan a través de campañas mafiosas" a los parlamentarios estadounidenses.

Capitanich anticipó que el ministro de Economía, Axel Kicillof, no participará mañana en la segunda reunión de funcionarios argentinos con el mediador designado por la Justicia estadounidense, Daniel Pollack, tras el fallo favorable a los fondos especulativos que reclaman el cobro de US$1.300 millones, más intereses.

Griesa paralizó el pago que el Estado argentino debía realizar el 30 de junio a los tenedores de bonos reestructurados.

Según la orden del juez, Argentina debe pagar antes o, como mucho, de manera simultánea (según la cláusula "pari passu") a los bonistas que no aceptaron el canje de deuda antes del 30 de julio.