Milán. El gobierno argentino se atendrá a los términos de su oferta de canje de cerca de US$20.000 millones en bonos soberanos incumplidos, según su ministro de Economía.

En una breve conferencia de prensa realizada este lunes en Roma, el ministro de Economía argentino, Amado Boudou, rechazó los llamados a modificar los términos del canje de deuda lanzado a principios de mayo, dijo un vocero de la embajada argentina a Dow Jones Newswires.

Según el representante, nada va a cambiar.

El ministro se encuentra en Italia para persuadir a cerca de 180.000 italianos que poseen bonos argentinos en cesación de pagos de que participen en el canje, que concluye el 7 de junio. Los italianos, que en su mayoría son pequeños inversionistas, argumentan que se les adeuda cerca de US$4.500 millones en capital principal e intereses impagos.

El canje reduciría el valor nominal de los casi US$20.000 millones en deuda en dos tercios y comprende nuevos bonos que expiran hasta en 2038, con programas de pago que se inclinan hacia los últimos años.

El gobierno ve el canje como un importante paso para restablecer relaciones con los mercados internacionales de capital, de manera que pueda comenzar nuevamente a pedir préstamos en el extranjero.

Boudou conversó con la prensa luego de una reunión con inversionistas individuales en Roma, dijo el vocero.

Este martes, el ministro se reunirá con inversionistas institucionales en Milán, agregó.

Task Force Argentina, grupo que representa a muchos de los tenedores italianos de bonos argentinos, señaló el jueves que aceptar la última oferta implicaría esperar años para un reembolso de capital.

Sin embargo, TFA evitó entregar una recomendación directa respecto de aceptar o rechazar la propuesta argentina.

El grupo indicó que los inversionistas individuales que no oferten sus bonos hasta las 15.00 GMT del 7 de junio serán representados en un juicio que TFA está ayudando a llevar a un tribunal de arbitraje liderada por el Banco Mundial.