México. La perspectiva de la economía de México para este año es crecer 3,9%, por arriba del crecimiento esperado para el resto del mundo, aseguró este miércoles el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, ante embajadores y cónsules en la cancillería mexicana.

El funcionario afirmó que el desempeño previsto está "por encima de algunas economías desarrolladas, como son Estados Unidos, Reino Unido o Japón, pero también de algunos países emergentes, como son Rusia, Sudáfrica o Brasil".

En la reunión anual del personal del Servicio Exterior Mexicano en la sede de la cancillería, Videgaray reconoció que en 2013 "la economía mexicana tuvo crecimiento, tuvimos creación de empleos, pero claramente estuvimos por debajo de nuestro potencial, de lo esperado y de lo que necesitamos crecer".

No obstante, se abstuvo de adelantar una estimación sobre el crecimiento del producto interno bruto (PIB) durante el año pasado, que comenzó con la proyección de 3,5% y durante el año se redujo hasta 1,7%, aunque numerosos analistas financieros la bajaron hasta el 1 o 1,2%.

Videgaray indicó que para los próximos cuatro años se espera un promedio de inflación de 3,5%, que se ubica en el rango de la meta del Banco de México de 3%, más o menos un punto porcentual, lo que "sitúa a México como un país con estabilidad monetaria".

Recordó que el crecimiento promedio de los últimos 30 años es de apenas 2% en términos reales, "lo que está muy por debajo de las expectativas de la economía que busca salir de la pobreza y convertirse en un franco país próspero".

Durante su intervención Videgaray detalló las bondades de las reformas estructurales impulsadas por el presidente Enrique Peña Nieto que fueron aprobadas el año pasado por el congreso.

Explicó que entre los principales aportes de la reforma fiscal están las propuestas de pensión universal para mayores de 65 años y un seguro de desempleo.

Destacó que un aspecto fundamental es el régimen de incorporación, que permitirá combatir la informalidad y que las empresas y personas ingresen a la economía formal en un período de 10 años, sin pagar totalmente sus impuestos, pero que informen sobre sus compras a las grandes empresas para evitar la evasión fiscal de éstas.

Asimismo, señaló la importancia de la reforma financiera, que tiene como objetivo que en México haya más crédito y más barato, particularmente para las pequeñas y medianas empresas y sobre todo para las familias.

Videgaray subrayó que el sistema bancario en el país cuenta con altos niveles de capitalización, de reservas, de liquidez, y es más fuerte que los "sistemas bancarios de Estados Unidos, de Europa y de América Latina", si bien reconoció que "es un sistema fuerte que presta muy poquito".

Explicó que el crédito al sector privado en América Latina equivale a 47% del PIB, mientras que en México es de 27%, y comparado con Estados Unidos y Europa "la brecha es mucho más grande".

Finalmente explicó que la reforma energética, que permitirá impulsar la producción petrolera en asociación con el capital privado, es la que "mayor expectativa genera sobre la economía mexicana, la que mayor optimismo genera en el mundo sobre el futuro de México, y no es para menos".

Recordó que cada tres años en promedio se ha aprobado una reforma tributaria, que cada seis años se ha aprobado una reforma política, pero que la anterior reforma en materia de petróleo fue en 1960.

Destacó que un aspecto poco analizado en esta reforma es la creación de un Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, el cual evitará las crisis constantes generadas por la caída de la recaudación.