La Paz. Una millonaria inversión pública para los próximos cinco años anunció este martes el el presidente boliviano Evo Morales, tras al informar sobre un debate entre autoridades y líderes empresariales realizado el día anterior, en el que el gobierno ofreció seguridad jurídica y los empresarios demandaron mayores incentivos estatales.

El gobierno realizaría un gasto fiscal que ascendería a US$32.000 millones para ejecutar su plan de desarrollo, monto del cual el 76% será destinado a la industrialización de los recursos naturales del país, según publica La Razón.

“En la nueva estructura de inversiones del plan de gobierno 2010-2015 tenemos un total de inversiones de US$32.000 millones, de los cuales se tienen US$5.000 (15,6%) en ejecución o negociación, y US$27.000 millones (para los) que se están efectuando las estrategias de financiamiento externo y de financiamiento interno”, detalló el ministro deEconomía y Finanzas Públicas, Luis Arce.

La autoridad resaltó que alrededor del 76% de la inversión pública prevista está contenida en uno de los cinco ejes del plan, el denominado “Patria grande industrial en la era satelital”, al que se destinaron US$24.620 millones.

Según el ministro, el mismo hará hincapié en “el salto industrial” del gas, el hierro y el litio, además de la consolidación de emprendimientos estatales como la Empresa Boliviana de Industrialización de los Hidrocarburos (EBIH), creada recientemente.

Crecimiento del país. El aumento de producción e industrialización de las enormes reservas de gas del país, megaproyectos hidroeléctricos y una red de carreteras y ferrocarriles destacan en el plan quinquenal de inversiones estatales con el que Morales pretende alcanzar un crecimiento económico promedio de entre 6% y 8% anual.

El plan incluye reactivación de la minería y desarrollo estatal-privado de una industria de litio, aprovechando la reserva del salar altiplánico de Uyuni, la mayor del mundo. El crecimiento -que fue de 3,7 % en 2009- podría trepar hasta el 10% con el aporte empresarial, pronosticó el gobernante.

El ministro de Economía, Luis Arce, dijo el lunes que tres cuartas partes de la inversión prevista irá a proyectos industriales y de infraestructura. Señaló que reservas récord de unos US$8.500 millones a mediados de marzo, equivalentes a casi la mitad del producto interno bruto, eran una garantía para financiar el plan quinquenal, del cual aseguró que "marcará la mayor transformación económica en la historia de Bolivia".

Morales apuntó que soñaba con que Bolivia, con una superficie de 1,1 millones de kilómetros cuadrados, sea capaz a corto plazo de producir alimentos no sólo para sus diez millones de habitantes sino también para los mercados internacionales.

Lea también:

Gobierno y empresarios bolivianos se acercan tras años de peleas