La Paz. El gobierno del presidente Evo Morales descartó que el incremento salarial del 20% al salario mínimo nacional y en 10% el salario básico genere una inflación en Bolivia o que obedezca a una medida electoral.

El ministro de Economía, Luis Arce, en entrevista con medios de prensa en la ciudad de La Paz, negó que el incremento salarial sea una medida política, peor que desemboque en una acelerada inflación.

"Si hubiera sido electoral, entonces estamos en campaña desde el 2006 cuando comenzamos a incrementar el salario, por tanto es una forma de politizar este incremento que se lo tienen bien merecido los trabajadores", afirmó.

El sector empresarial y políticos de oposición expresaron su desacuerdo al incremento salarial que acordó el presidente Evo Morales con la dirigencia de la Central Obrera Boliviana (COB).

"Nosotros nos preguntamos cómo enfrentarán las empresas esta medida, van a dejar de funcionar, van a despedir a su gente, cómo van a afrontar un incremento salarial en un año tan político cómo éste donde esta medida se ve más acercándose al lado político que al lado racional económico", dijo en rueda de prensa el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Daniel Sánchez.

El empresario calificó de "irresponsables" a los dirigentes de la COB. Dijo que esta medida solo afecta a los trabajadores porque no se debate el tema de fondo que es la generación de empleo y fomento a la producción.

A su vez el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Mario Yaffar, manifestó que "los incrementos deberían responder a diferentes presiones que existen en la economía" y no a medidas políticas.

Sobre estas declaraciones el ministro Arce puntualizó que esta medida se hizo con base en un estudio más detallado de las finanzas públicas para ver la posibilidad de mejorar la oferta salarial.

Justificó el incremento al señalar que se evidenció que la productividad está creciendo por encima del 6 por ciento y las recaudaciones tienen un "buen comportamiento" a marzo de este año.

"La población debe estar tranquila porque tanto el incremento al salario mínimo nacional como el incremento al salario base no van a ser inflacionarios. No habrá problemas porque esto es un proceso de redistribución, el salario que se incrementa al trabajador va llegando a otros sectores", declaró.

Ratificó que la media está destinada a favorecer a los trabajadores bolivianos.