Ante la inminente amenaza de escasez de alimentos en el mercado interno, el gobierno boliviano inició en esta gestión, programas sectoriales de financiamiento para los pequeños y medianos productores que buscan mejorar la productividad del sector agropecuario y programas de riego que apoyarán los proyectos productivos.

“Los créditos van a ir aumentando en la medida en que vayamos disponiendo de otros recursos a través del Banco de Desarrollo Productivo (BDP) y del Banco Unión (...). Este año vamos a otorgar unos Bs 1.000 millones (US$139,3 millones) en créditos de apoyo a la producción”, informó el viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Víctor Hugo Vásquez.

Hasta el momento, se destinaron Bs 229,7 millones para incrementar la producción de caña de azúcar (Bs 140 millones), quinua (Bs 84 millones) y papa (Bs 5,7 millones). Además, indicó, el apoyo a la producción alimentaria también se basa en los programas de transferencia directa de recursos para los productores.

“La idea es que los más pobres tengan recursos de transferencia directa para sus proyectos (el Estado financia el 70% de la iniciativa con recursos no reembolsables) y otros sectores puedan pagar un interés del 6 u 8%. Tenemos que combinar”, dijo.

Los créditos pueden ser destinados a la renovación de semillas, el mejoramiento de suelos y la adquisición de maquinaria agrícola.

Ley sectorial. El proyecto de Ley de Seguridad y Soberanía Alimentaria se realiza en base a cinco ejes temáticos (incentivos, financiamiento, fortalecimiento productivo, subvenciones y ampliación de la frontera agrícola) que responden a las necesidades de los productores de alimentos. La norma se efectúa de forma conjunta entre los ministerios del sector, el Legislativo y las organizaciones sociales, explicó Vásquez.

En materia de incentivos, hasta el momento, se contempla la compra de alimentos estratégicos a un precio mayor al del mercado, y la importación con arancel cero de tractores y productos agroquímicos.

Sin embargo, aclaró, “es preciso establecer un mecanismo que impida que este apoyo sea desviado a los intermediarios. Si la normativa beneficia directamente a los productores, el beneficio también será para los consumidores a través de una reducción en los precios de los alimentos”.

El financiamiento para el sector contemplará, además de los programas de créditos sectoriales, de un mayor apoyo de la banca privada, municipios y gobernaciones. “Todos tenemos que destinar los recursos para fortalecer la producción”.

El fortalecimiento productivo buscará un “equilibrio” en el reducido ingreso de los productores, “que no sea exagerada para no afectar a los bolsillos del consumidor”, remarcó.

Asimismo, se pretende que hasta el 2014 se amplíe la frontera agrícola de las actuales 2,7 millones de hectáreas (ha) a 4 millones de ha, “usando las tierras ociosas”, optimizando la productividad de la tierra y sin afectar “un solo metro de bosque”.

Producción conjunta de alimentos

Propuesta
El presidente Evo Morales planteará hoy a su par de Venezuela, Hugo Chávez, un proyecto de producción conjunta de alimentos que tome en cuenta las capacidades de ambos países. Bolivia podría aportar con tierra y Venezuela con maquinaria.

Venezuela
“Voy a plantear al compañero Presidente (Chávez) cómo de manera conjunta hacer mayor inversión y movilización para el tema de producción”. Con Chávez “se verá cómo movilizar a las instituciones para mejorar la producción”, dijo.

La Paz produce sólo el 25% de lo que consume

Aunque cuenta con más de 230.000 hectáreas (ha) cultivables, el departamento de La Paz produce sólo el 25% de los alimentos que consume e importa el resto, debido, principalmente, a que el 15% de sus tierras no cuenta con apropiados sistemas de riego.

Así lo aseguró ayer el gobernador de La Paz, César Cocarico, en el acto de recepción de los proyectos de riego de los 83 municipios del departamento por parte del presidente Evo Morales que fueron incluidos en el programa nacional “Más inversión para el Agua”.

“Sólo el 25% de todo lo que consumimos se produce en el departamento de La Paz (...), el restante 75% viene del interior del país y de la importación de países como Perú”, dijo.

La Paz tiene 239.860 ha cultivables: 3.000 se benefician con sistemas institucionales de riego y 17.000 con sistemas comunitarios; es decir, sólo el 17% de las ha cultivables del departamento cuenta con algún sistema de riego; “eso incide en la soberanía alimentaria del departamento y es un reflejo de la producción que tenemos en Bolivia”, indicó.

Por su parte, Morales expresó su confianza en que “por lo menos” la mitad de los proyectos de agua de los 327 municipios del país estén concluidos antes de septiembre “a fin de enfrentar la sequía” que sigue a ese mes.

A cada proyecto aprobado se le entregará $us 300.000 para que el municipio correspondiente implemente planes de acceso al agua potable y al riego. El programa cuenta con $us 100 millones para todo el país. “El agua es importante. Si no hay agua, no hay producción”, remarcó el Jefe del Estado.