Con relación al Producto Interno Bruto (PIB), de unos US$20.000 millones proyectados para esta gestión, el 2,5% del déficit representa para el Tesoro General de la Nación (TGN) un gasto de US$500 millones. El déficit fiscal es la diferencia negativa entre los ingresos y los egresos del Estado. Lo contrario es el superávit fiscal.

“Está bajando sustancialmente (el déficit), estamos viendo un 1,5%, un 2,5% de déficit (…), yo estoy mirando la cifra a fin de año, que es la meta que yo quiero darme en estos seis meses que quedan, así que ya estoy viendo que el déficit lo estamos bajando sustancialmente, diría con un gran esfuerzo que se ha hecho”, afirmó.

El ministro de Economía explicó que uno de los factores que ayudaron a bajar el déficit fiscal es el aumento de los ingresos por la venta de gas natural, cuyo valor se ha incrementado por el alza del barril de petróleo en el mercado internacional.

No obstante, Arce señaló que el precio del crudo fluctúa constantemente y esta situación podría afectar los ingresos para el Estado en los próximos meses. “Desde la anterior semana, el valor del barril de crudo está cayendo (y) ahora está en US$94 dólares (…) y esto por supuesto va a tener su efecto en el precio de exportación en los subsiguientes meses”, precisó.

“Nosotros estamos apretando en Impuestos y en Aduana (para mejorar la recaudación). Adicionalmente hubo un buen comportamiento del gas en los primeros seis meses del año. Vamos a decir que han ayudado sustancialmente a todo ello y por eso es que (se) ha ido reduciendo más (el déficit y) por supuesto las políticas de austeridad que hemos tenido que aplicar”.

Chutos. Arce aclaró que los ingresos que se obtengan por concepto de la nacionalización de los vehículos indocumentados no serán de forma directa para el TGN, este año, porque el pago se puede realizar hasta en un plazo de 12 meses. Es decir, si se inicia en agosto o septiembre concluirá en agosto o septiembre del 2012.

La proyección del déficit realizado para este año por Arce es menor a la estimada a inicios de esta gestión y que era del 4,2%. En dinero este porcentaje significa US$840 millones.

El 11 de mayo, el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas elevó sus previsiones del déficit fiscal para este año al 4,9% con relación al PIB, equivalente a unos US$980 millones, a causa del aumento salarial a los maestros y trabajadores en salud así como a los jubilados del antiguo sistema de pensiones.

El 28 de junio, el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que el país registrará este año un superávit fiscal de 0,7% con relación al PIB y un crecimiento del 4,5%. Este resultado sería por los ingresos que obtendría por la venta de gas a los mercados del Brasil y la Argentina, que requieren hasta 30 millones y 7,7 millones de metros cúbicos por día del energético.

“La deuda neta de Bolivia ha ido decreciendo en los últimos años y entre otras cosas por un superávit fiscal a nivel consolidado que ha dado lugar a la acumulación de activos por parte del Estado”, señaló entonces Gabriel Lopetegui, ejecutivo del FMI.

Las causas de la caída del déficit

El analista económico Gonzalo Chávez dijo este lunes que la caída del déficit fiscal al 2,5% en este año se debe a un aumento en las exportaciones de gas natural y minerales y no por una política de austeridad de parte del Gobierno. Señaló, sin embargo, que la cifra sigue siendo preocupante.

Una ley favorecerá a prestamistas cumplidos

La futura Ley de Bancos prevé beneficiar con la disminución de las tasas de interés, en un segundo préstamo, a las personas que cumplan con el pago puntual de sus deudas contraídas con entidades del sistema financiero.

Así lo mencionó ayer el ministro de Economía, Luis Arce, quien afirmó que este grupo de personas deberían estar registradas en una lista de buenos pagadores a diferencia de los que incumplen con sus deudas contraídas.

“En lo que estamos proyectando en la Ley (de Bancos) es que exista una lista de buenos pagadores para que se puedan beneficiar de mejores tasas, de mejores condiciones financieras cuando hacen un segundo crédito”, afirmó.

“Los que van a un banco y se prestan y son buenos pagadores hasta hoy no han recibido ningún beneficio de ello; evidentemente los malos pagadores están en una lista negra”, señaló Arce.

Precio. El ministro de Economía expresó que las tasas de interés para préstamos y ahorros son un precio del dinero, o sea que “los precios para el Gobierno estratégicamente tienen que ser administrados por el Estado”.

Por este motivo, expresó su discrepancia con el Fondo Monetario Internacional que se opone a que el sector público regule las tasas de interés y pidió que las mismas sean fijadas por el mercado. Además, la autoridad ratificó que en la futura normativa se fiscalizará a algunas entidades financieras que en la actualidad no están siendo reguladas.