Sao Paulo. El gobierno de Brasil lanzó este martes a la venta US$500 millones más de su bono global 2041, con el fin de aprovechar el apetito por deuda de mercados emergentes para recaudar fondos a menor costo.

La deuda fue lanzada con un diferencial de 142 puntos básicos por sobre las notas comparables del tesoro estadounidense, dijo el servicio International Financing Review (IFR), una división de Thomson Reuters.

La venta sería la primera desde que el gobierno recaudó US$825 millones con la venta de un bono global en julio, que produjo el menor rendimiento en la historia de Brasil.

Pese a subir en semanas recientes, los rendimientos de las notas del tesoro estadounidense son muy bajos, lo que hace que el momento de la emisión brasileña sea ideal, dijo Siobhan Morden, directora de estrategia para Latinoamérica en RBS Securities en Stamford, Connecticut.

Inversores preocupados por los problemas de deuda en Europa también han buscado a emisores de deuda corporativa y gubernamental en Latinoamérica, lo que ha aumentado la demanda por títulos de la región, agregó.

"Dominan las impresionantes dinámicas de la oferta y la demanda, hay muy poca emisión y toneladas de demanda", afirmó Morden.

"Ahora existe una nueva apreciación por la fuerza del crédito latinoamericano, de modo que hay incluso más fondos que persiguen pocos negocios", dijo.

Los diferenciales del rendimiento en los bonos del gobierno brasileño en el extranjero sobre las notas comparables del Tesoro estadounidense, medidos por el índice EMBI+ de JPMorgan, han caído agudamente en semanas recientes, remarcando el aumento del apetito por los bonos del país.

El índice mostró que los diferenciales de los bonos de Brasil cayeron en 38 puntos base, a alrededor de 213 puntos, desde que llegaron a niveles máximos para el año a fines de junio.

Bancos. El Ministerio de Finanzas brasileño confirmó que había contratado a bancos para vender más de su bono 2041, sin entrar en detalles.

El gobierno brasileño vendió US$1.275 millones de su bono 2041 en septiembre del 2009 con un rendimiento del 5,8%. Desde entonces, el rendimiento ha caído a un 5,165%.

Brasil contrató a Itaú, el brazo de banca de inversiones de Itaú Unibanco, el mayor banco privado de Brasil, y a HSBC para manejar la operación, sostuvo una fuente con conocimiento directo de la situación.

La deuda soberana del país tiene calificación de "Baa3" por parte de Moody's Investors Service y de "BBB-" por parte de Standard & Poor's.

Ambas calificaciones están dentro del grado de inversión.