El gobierno brasileño anunció este jueves que concederá una línea de crédito de 7.000 millones de reales (unos US$3.545 millones) al sector farmacéutico para incentivar la producción nacional de medicamentos.

El ministro de Salud, Alexandre Padilha, aseguró en Sao Paulo que los recursos que se destinarán pretenden estimular la innovación en las empresas que producen medicamentos biológicos, especialmente para el tratamiento de cáncer y artritis, y en las dedicadas al desarrollo de productos biotecnológicos.

Los créditos serán transferidos por el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), el banco de fomento del gobierno brasileño, que liberará recursos por 5.000 millones de reales (unos US$2.531 millones) y el propio Ministerio de Salud, que entregará 2.000 millones de reales (unos US$1.012 millones).

El Ministerio de Salud brasileño calcula que el país ahorrará en los próximos cinco años 354 millones de reales (unos US$180 millones) y podrá atender a través del servicio público de salud a unas 800.000 personas.

Tras los ocho pactos, Brasil pasa a tener 63 acuerdos de ese tipo con 15 laboratorios públicos y 35 privados en la producción de 61 medicamentos y equipos, que representan un ahorro de 2.500 millones de reales (unos US$1.265 millones).