El ejecutivo brasileño, está considerando aumentar el impuesto sobre operaciones financieras, de las adquisiciones realizdas en el extranjero con tarjeta de crédito, desde el 0,38 a más del 4%, según informó el reportaje de Valdo Cruz y Sheila D'Amorim, publicado por Folha.

El objetivo es frenar el consumo en el extranjero. En 2010, estas operaciones aumentaron un 54%, un total US$10.000 millones.

La combinación de crecimiento de los ingresos con el dólar bajo favorece los viajes y las compras de importación a través de Internet, señala el mismo medio.

Entre otros aspectos, la medida tine como propósito evitar el endeudamiento excesivo, que puede elevar el valor predeterminado en el futuro.