Sao Paulo. El gobierno brasileño, a través del Tesoro Nacional, inyectó 74.200 millones de reales (US$42.300 millones) al estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes).

La inyección de capital será usada por el Bndes para incrementar sus créditos a compañías locales, principalmente para proyectos de inversión a largo plazo.

El banco jugó un papel clave en mantener la disponibilidad de crédito para las empresas brasileñas durante lo peor de la crisis financiera y económica, y resultó beneficiado cuando la mayor economía latinoamericana salió de la recesión y volvió a crecer.

El año pasado, el Bndes aprobó créditos por un total de 170.200 millones de reales (unos US$97.035 millones), al alza frente a los 121.400 millones de reales (US$69.213  millones) de 2008, debido a que el gobierno aumentó el gasto para estimular la economía.