Santiago. El gobierno chileno lanzó este jueves un programa para acelerar la construcción de obras públicas a través de la redistribución de inversiones por casi US$1.400 millones, como parte de los esfuerzos para reactivar la economía tras un débil primer trimestre.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, dijo en una conferencia de prensa que el gobierno impulsará una "agenda de aceleración económica" de cinco medidas para acelerar la puesta en marcha de proyectos de infraestructura ya en curso o sus procesos de licitación.

Entre las medidas también figura la simplificación de los trámites de aprobación de proyectos.

"Estamos viendo una recuperación de la economía, pero no nos dejan satisfechos las cifras de abril. Esta economía puede crecer más", dijo Larraín.

Según cálculos del gobierno, el programa de construcción de hospitales, obras viales y de acceso al agua, entre otros, creará 12.000 empleos directos. El ministro declinó comentar qué impacto concreto tendría en el PIB.

La actividad económica chilena creció un 2,1% interanual en abril. En el primer trimestre, el PIB de Chile subió 1,6% afectado por una caída del sector minero.