Santiago. El gobierno chileno anunció este lunes un programa por casi US$600 millones para acelerar obras de infraestructura y estimular la economía en medio de un lento crecimiento y un complejo escenario externo.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, dijo que la iniciativa, que redistribuirá recursos del presupuesto, busca impulsar inversiones hasta 2020 en vialidad y acceso al agua potable, vivienda social, salud y agricultura, entre otras.

"Para nadie es una sorpresa que la situación económica mundial se ha vuelto mucho más exigente, mucho más complicada", dijo Larraín en una conferencia de prensa junto a los titulares de Obras Públicas, Salud, Vivienda, Economía y Desarrollo Social.

"La guerra comercial ha recrudecido y Chile no está inmune frente a esto", añadió el ministro, que señaló que con estas medidas adicionales se llega a unos US$3.000 millones en planes para acelerar la economía.

Para agricultura se destinarán US$63 millones a proyectos de riego, en un año en que la zona central de Chile enfrenta una de las sequías más graves en seis décadas y el gobierno ya decretó emergencia agrícola por escasez de agua en cuatro regiones del país.

El PIB del mayor productor mundial de cobre creció 1,9% en el segundo trimestre. El gobierno espera una crecimiento en torno al 3% para 2019, pero analistas y mercado prevén una cifra menor.