Santiago de Chile. El gobierno chileno anunció este lunes medidas para agilizar la tramitación de proyectos de inversión privada por unos US$6.000 millones, equivalentes a unos dos puntos porcentuales del producto interno bruto (PIB).

"Estamos convencidos de que con estas medidas vamos a poder darle un nuevo impulso a la inversión privada y pública", dijo la presidenta Michelle Bachelet, tras reunirse con un comité de ministros económicos que le presentaron un plan de inversiones de corto plazo.

La mandataria destacó que los proyectos que se promoverán serán aquellos que cuenten con Resolución de Calificación Ambiental, que no tengan procesos judiciales pendientes, que se ejecuten durante el 2015 y que su puesta en marcha genere empleo en la región donde se encuentren.

"Creemos que una buena parte de la recuperación económica va a estar marcada por la capacidad que como país tengamos de trabajar juntos, con reglas claras, con una institucionalidad vigorosa y una alianza público-privada que esté mirando el desarrollo de Chile, el bienestar de sus habitantes y el progreso que todos podemos alcanzar", agregó.

El ministro de Hacienda, Alberto Arenas, dijo que se ha evaluado un catastro de proyectos de corto plazo que se complementará con medidas administrativas y normativas que debe tomar el sector público para permitir una tramitación más expedita y oportuna de las inversiones privadas.

Se establecerá una secretaría técnica que dependerá de los ministerios de Hacienda y Economía que desarrollará un cronograma de actividades para los próximos seis meses y que realizará mensualmente un control de gestión de los proyectos y presentará cada 60 días un informe a Bachelet.

"En el gobierno nos jugaremos decididamente por las inversiones privadas que cumplan con las normas, que se concreten en forma oportuna y eficiente. Necesitamos que la inversión privada retome el dinamismo que le permita a Chile volver a crecer en la línea de su PIB potencial", sostuvo.

La mayor parte de los proyectos corresponden a generación y transmisión eléctrica, así como a minería, explicó el ministro.

Arenas detalló que los trámites que tienen pendientes los proyectos guardan relación con permisos de obras mayores, hidraúlicas, concesiones y otorgamiento de servidumbres de paso, entre otros.

Paralelamente, se establecerá una secretaría técnica que dependerá de los ministerios de Hacienda y Economía que desarrollará un cronograma de actividades para los próximos seis meses y que realizará mensualmente un control de gestión de los proyectos y presentará cada 60 días un informe a Bachelet.

Arenas dijo que se identificaron áreas para mejorar la gestión y aumentar las capacidades de los servicios público que intervienen en las distintas etapas de desarrollo de los proyectos de inversión privada.

Entre estas medidas, se incluye mejorar la coordinación de los servicios públicos, la calidad de los pronunciamientos y plazos para otorgamientos de los permisos y medidas para hacer más expedita la aprobación de los proyectos de inversión que requieren modificaciones normativas.

Bachelet acaba de retornar de una gira por Alemania y España, donde sostuvo encuentros con potenciales inversionistas de ambos países, entre otras, del área energética.