El gobierno chileno colocó este miércoles bonos en el mercado local por un equivalente a US$1.200 millones, que fueron adjudicados en su mayoría a las administradoras de fondos de pensiones y bancos, en medio de una alta demanda.

La operación se enmarca dentro de un plan de emisión de deuda pública anunciado por el Gobierno por un total de US$7.000 millones para este año, el que considera además la reapertura de algunos instrumentos.

El ministerio de Hacienda informó que se colocaron Bonos de Tesorería con vencimiento en 2026 (BTP-10 largos), con una demanda que superó 2,4 veces la oferta y la tasa final de adjudicación fue de 4,47%.

La tasa registrada estuvo por debajo en 0,10% de la referencia a 10 años en el mercado secundario ajustado por el mayor plazo, dijo el Ministerio de Hacienda en un comunicado.

Los inversionistas que se adjudicaron los bonos fueron las AFP (59%), bancos (35%), corredoras (3%) y otros.