Santiago. El ministro chileno de Hacienda, Rodrigo Valdés, afirmó este miércoles que los mayores incendios forestales en la historia del país tendrán un impacto acotado y no significativo en la economía.

     "No es tan significativo, probablemente esto se vea en el PIB (Producto Interno Bruto), pero no va a ser una catástrofe macroeconómica, para nada", dijo Valdés a periodistas.

     Los mayores incendios forestales de que se tenga registro en Chile han causado durante la temporada estival al menos 11 muertos y han dejando a unas 3.200 personas sin hogar, además de la quema de casi medio millón de hectáreas.

     El fuego en siete regiones ha causado pérdidas aún no cuantificadas en la industria forestal y de celulosa, y en menor medida en plantaciones agropecuarias, especialmente viñedos.

"Tenemos un presupuesto bastante ajustado y la presidenta (Michelle Bachelet) nos ha instruido de buscar más recursos. Ella nos ha dicho que está bien reasignar y la verdad que tenemos recursos de sobra para atacar este problema", insistió.

     "Tenemos que tener cuidado con el empleo en algunos lugares, y para eso tenemos herramientas, para ir en ayuda de las empresas, de las personas. Y por lo tanto creo que podemos contener bien esto, no hay que sobre alarmarse de esto", dijo el funcionario.

     Valdés expresó, no obstante, que aún trabajan para cuantificar el impacto y que por ahora es complejo estimarlo, debido a que la emergencia aún no ha terminado.

     "Tenemos fondos soberanos para usar, otros ingresos, saldos de caja, y por lo tanto yo quiero bajar la ansiedad", expresó el jefe de las finanzas públicas del país sudamericano.

     Agregó: "Chile tiene una institucionalidad fiscal muy ordenada, pero que también le da flexibilidad al gobierno, al Ministerio de Hacienda, para poder hacer los usos y recursos que sean necesarios para esto", señaló Valdés.

     "Tenemos un presupuesto bastante ajustado y la presidenta (Michelle Bachelet) nos ha instruido de buscar más recursos. Ella nos ha dicho que está bien reasignar y la verdad que tenemos recursos de sobra para atacar este problema", insistió.

     Hasta este miércoles se registran medio centenar de focos activos de incendios acotados a las regiones centrales de O' Higgins, Maule, Biobío y Araucanía.

     Producto de la emergencia, el gobierno de Chile solicitó ayuda internacional que se ha traducido en una labor solidaria de brigadistas de América y Europa.