El gobierno chileno enviará el próximo mes un proyecto de reforma al criticado sistema de pensiones luego de algunas demoras por ajustes técnicos en la redacción de la iniciativa, aseguró el martes la ministra portavoz, Paula Narváez.

La presidenta socialista Michelle Bachelet había anunciado en abril algunos lineamientos de la propuesta, que incluye elevar la cotización del 10% al 15% con cargo al empleador y que tales fondos adicionales sean manejados por un ente estatal.

El anuncio ocurre justo cuando el movimiento "No más AFP", que ha convocado a miles de personas en manifestaciones contrarias al sistema, cumple un año desde su creación.

"Esto tiene que ver con los últimos ajustes técnicos de un proyecto de ley tremendamente complejo, que tiene muchos detalles e involucra la revisión de mucha legislación", argumentó Narváez ante preguntas de los periodistas en una conferencia de prensa.

La iniciativa, que había sido comprometida para julio por el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, ha provocado el rechazo de las poderosas administradoras privadas de fondos de pensiones (AFP), ya que les impedirá gestionar los aportes adicionales de los trabajadores.

El anuncio ocurre justo cuando el movimiento "No más AFP", que ha convocado a miles de personas en manifestaciones contrarias al sistema, cumple un año desde su creación.

Las AFP, creadas hace 30 años bajo la dictadura de Augusto Pinochet, manejan activos por cerca de US$200.000 millones.