Santiago, EFE. El gobierno chileno mantuvo su optimismo sobre el ritmo de crecimiento de la economía, pese a que el pasado febrero la actividad creció sólo un 3,8% interanual, por debajo de las expectativas, según informó este mismo viernes el Banco Central.

"Esto no se debe entender como un retroceso, pues en el resultado incidió que febrero tuvo menos días hábiles (laborales)", afirmó a los periodistas el ministro chileno de Economía, Pablo Longueira, que aseguró que sin ese factor la cifra se habría aproximado al 5,5%.

La menor cantidad de días laborales de febrero respecto del mismo mes de 2012, que fue año bisiesto, fue citada por el Banco Central como el factor principal que llevó a la actividad a crecer menos de lo esperado en el segundo mes del año.

Las proyecciones de analistas y agentes del mercado para febrero promediaban un 4,9%, e incluso la apuesta de los consultados en la última encuesta de expectativas económicas, que realiza el mismo Banco Central, se elevaba al 5,4%.

Las cifras corresponden al Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec), que representa cerca del 91% de los bienes y servicios incluidos en el PIB y que el pasado enero había experimentado una subida del 6,7% interanual.

En promedio, la actividad se incrementó un 5,2% interanual en el primer bimestre del año en curso.

Por sectores, las actividades con la mayor incidencia positiva el pasado febrero fueron Minería y Servicios, según el informe, mientras la serie desestacionalizada cayó un 0,1% respecto de enero y aumentó un 5,5% en comparación con igual mes de 2012. La serie de tendencia ciclo registró un incremento anual del 4,8%.

El año pasado, la economía chilena creció un 5,6% y esta semana, en su primer Informe de Política Económica (Ipom) de 2013, el Banco Central mejoró un cuarto de punto, hasta un rango de entre un 4,5% y un 5,5%, su proyección de crecimiento de la economía para este año

Según el ministro de Economía, pese a las cifras de febrero, "podemos seguir con la proyección de un crecimiento en torno al 5% para este 2013".

La economía chilena creció un 5,6% en 2012, explicado principalmente por un aumento del gasto interno del 7,1%, lo que llevó al presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, a pedir a los chilenos moderación y cautela en el consumo y demanda de créditos, considerando el panorama externo complejo a causa de la crisis de Europa y el bajo crecimiento de la economía mundial.

"Nuestro mensaje fundamental es que la economía está en un buen pie, hay bajo desempleo, han crecido los ingresos, la economía está creciendo, pero tenemos que estar conscientes de que estamos en la parte alta del ciclo y por eso hay que ser cautelosos y en las decisiones de consumo y endeudamiento", dijo al exponer el Ipom ante el Senado el pasado 2 de abril.

"Llamamos precisamente a la prudencia, a tener cuidado con proyectar tendencias como si se fueran a mantener para siempre, porque la economía chilena está en una fase expansiva, pero se va a ir desacelerando gradualmente", advirtió.

Según el Departamento de Estudios del Banco BBVA Chile, que pronosticaba un crecimiento del 4,5% en febrero, la información disponible para marzo permite vaticinar un aumento del Imacec del 4,2%.

Según un informe difundido hoy por ese departamento, la cifra de febrero implica "los primeros signos de que la esperada desaceleración económica (de Chile) comienza a materializarse, lo que como esperamos debe llevarnos a un PIB en torno al potencial (5% según el gobierno) en 2013".

Para el primer trimestre del año, el BBVA prevé un crecimiento del PIB en torno al 4,8%.