Santiago, EFE. El gobierno chileno prevé que este año la economía del país tendrá un "crecimiento sólido", aunque el panorama externo "sigue complicado" por la crisis europea y un débil comportamiento de la actividad en otras zonas del mundo.

"En 2013 vamos a tener un crecimiento bastante sólido, de la mano de un incremento de la productividad media del trabajo y de una mayor inversión", precisó el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, al exponer en el seminario "Nuevos Vientos de la Economía", organizado por la empresarial Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa).

"Los expertos ven un 5% (de crecimiento). Si nos expandimos más que eso, en un contexto de inflación controlada, salarios reales creciendo y una tasa de desempleo baja, ¡bienvenido!", manifestó el responsable de las finanzas públicas chilenas.

Si la expansión de la economía supera este año a la del 2012 (de entre un 5,5% y un 5,6% según datos preliminares), sería "maravilloso", según Larraín.

El Banco Central publicará las cifras sobre la variación del producto interior bruto (PIB) en 2012 el próximo 18 de marzo.

Según Felipe Larraín, Chile "ha mostrado una resiliencia bastante notable" en un escenario internacional que se mantiene complicado, con una Europa en recesión y economías importantes, como las de Estados Unidos y China, con crecimiento "muy débil".

"No podemos cantar victoria ni sacar cuentas alegres, porque el mundo sigue complicado. Es cierto que ha pasado el punto más malo, pero pensar que ya salimos de ésta, no es así", remarcó.

Agregó que si bien la actividad económica creció un 6,7% interanual en enero, según el Índice Mensual del Banco Central (Imacec), se espera una moderación en los próximos meses.

De hecho, los expertos consultados en la encuesta mensual de expectativas del Banco Central correspondiente a marzo, dieron un 5,4% interanual para el Imacec de febrero, que oficialmente se dará a conocer el próximo 5 de abril.