Bogotá. Una dura disciplina fiscal proyecta establecer el Gobierno que le permita mostrar una senda de ahorro cercano a los US$30.000 millones en los siguientes 10 años.

Con la presentación del acto legislativo de regla fiscal, que hará efectiva el gobierno el 20 de julio próximo, la senda de deuda pública que se encuentra actualmente en 39% del PIB (producto interno bruto) y que para 2011 llegaría a 40%, tendría que bajar a 28% para 2010.

Este comportamiento permitirá contemplar la posibilidad de conseguir un ahorro de entre US$28.000 y US$30.000 millones.

Cuando el gobierno alcance este nivel de deuda, comenzará a idear la forma de crear el Fondo de Ahorro y Estabilización de los recursos en el exterior para no afectar la tasa de cambio (dólar) y mantener ahorros para ser invertidos en obras de infraestructura, sin acudir a la búsqueda de deuda.

El ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, explicó que con una norma constitucional (regla fiscal), el gobierno busca dejar una iniciativa para incorporar la estabilidad macroeconómica como un derecho fundamental ciudadano, con leyes complementarias como las que pueda actualizar el estatuto orgánico del Presupuesto que incorpore un instrumentos que señale un tope de gastos y de deuda.

Una vez que sea aprobada la regla fiscal se meterán en cintura las vigencias futuras, se hace más selectivo el gasto, porque los proyectos se definirán de acuerdo con su alto impacto en la productividad del país y "crea criterios más exigentes", explicó el funcionario.

"Hoy tenemos una economía con mejores indicadores, inflación baja, una mejor percepción de riesgo, y nos financiamos bien los mercados internacionales", dijo el ministro de Hacienda.

Ahora se debe pensar en "graduar" a la economía y darle unas políticas de país desarrollado. La economía ya está madura para dar ese salto: vuelve a crecer, suben los ingresos tributarios y se van a ver recursos crecientes por causa del auge minero energético.

Las regalías, una dura pelea. Una de las metas del próximo gobierno es lograr que el Legislativo le apruebe una reforma a la ley de las regalías. Durante su campaña el presidente electo, Juan Manuel Santos, ha dicho que le gustaría que el 10% de las regalías se dirijan a ciencia y tecnología.

El gobierno del Presidente Uribe fracasó en su intento de que el Congreso le aprobara una reforma a la ley de las regalías. Hubo dos propuestas en ese sentido, recordó Zuluaga.