Tras anunciar la semana pasada una adición presupuestal de 5,7 billones de pesos (US$3.075 millones), el gobierno anunció que ya tiene en caja cerca de 6,7 billones de pesos (US$3.614 millones) para atender a los damnificados y las reparaciones de la infraestructura afectada por el invierno.

El viceministro de Hacienda, Bruce Mac Master, indicó que con esta adición presupuestal y los otros recursos, es posible que el gobierno tenga que soportar una mayor presión fiscal para este año. Las metas fiscales del gobierno indican que para este año espera un faltante fiscal de 4,1% en el gobierno Nacional Central y de 3,6% para el Sector Público Consolidado.

Ante los requerimientos para atender las necesidades de los colombianos afectados por el invierno, el gobierno estima que el déficit fiscal se podría elevar entre 0,2% y 0,3%.

Mac Master explicó que estos recursos respaldarán las acciones de apoyo a la población afectada y la reconstrucción de la infraestructura física destruida por el crudo invierno que afectó al país en los últimos meses.

Los recursos de la adición provienen de distintas fuentes, pero especialmente de la venta de activos (colocación de acciones de Ecopetrol), impuesto al patrimonio, Fondo para la Reconstrucción del Eje Cafetero (Forec) y de fondos especiales como los del Fondo Nacional de Regalías y los recursos de la Ley 21 que administra el Ministerio de Educación, principalmente.

El ministro (e) explicó que la incorporación, en la adición, de los recursos de crédito obedece a la necesidad de garantizar los flujos entre la ejecución de las necesidades y el recaudo efectivo del Gobierno Nacional.

En este sentido, existe la posibilidad de realizar operaciones de crédito de corto plazo para contar con los recursos necesarios mientras llegan al fisco los estimados por recaudo tributario (impuesto al patrimonio) y por el Gravamen a los Movimientos Financieros, dice el Gobierno.

De los 5,7 billones de pesos de la adición, 3,5 billones de pesos se destinarán a la atención humanitaria de emergencia de las personas afectadas y a la rehabilitación de la infraestructura destruida por la ola invernal, a través del Fondo de Calamidades.

Al Fondo Adaptación fueron asignados 1,5 billones de pesos para financiar proyectos de construcción y reconstrucción de infraestructura con el propósito de reducir los alcances de fenómenos climáticos como el de La Niña.

El efecto final sobre la meta de déficit dependerá del cierre fiscal de 2010, el crecimiento de la economía este año, el comportamiento de los recaudos del Gobierno por efecto de las reformas aprobadas al final del año pasado y de las disposiciones tributarias que, en desarrollo del estado de excepción, expidió el Gobierno Nacional.

Con la adición de 5,7 bllones de pesos, el monto del Presupuesto General para 2011 ascenderá a 152,54 billones de pesos, recuerda el Gobierno.